¡Mortífera explosión en una pirotecnia!

Un trabajador de 41 años y vecino de Paterna (Valencia) ha fallecido este lunes en la explosión de una caseta de la pirotecnia Ricardo Caballer S.A. (Ricasa) en Olocau (Valencia), cuando manipulaba material en el área de cromática.

En la explosión, cuyas causas se desconocen, no se han registrado más heridos, según han informado fuentes del Consorcio de bomberos y del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU).

Los bomberos y los servicios de urgencia sanitaria han recibido el aviso a las 9.42 de este lunes y una unidad del SAMU ha confirmado el fallecimiento de una persona.

El fallecido es un operario de la empresa que estaba manipulando material en una pequeña caseta de la pirotecnia, de tres por tres metros, en el área de cromática, la aplicación de color al material pirotécnico.

La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias de lo ocurrido y los bomberos han acudido al lugar para efectuar labores de prevención, ya que la explosión no ha causado incendio posterior, y comprobar la seguridad del entorno.

La jueza y el retén fúnebre han llegado a las instalaciones de la pirotecnia minutos antes de las 12 y han finalizado el levantamiento del cadáver 45 minutos después.

El alcalde de Olocau, Antonio Ropero (PSPV-PSOE), ha declarado tres días de luto oficial y ha convocado un pleno extraordinario esta tarde, al tiempo que ha asegurado que la empresa donde se ha producido el siniestro “es de las más seguras” del sector pirotécnico.

Hasta las instalaciones de la fábrica se ha desplazado el también empresario pirotécnico Vicente Caballer, primo de Ricardo Caballer, quien ha lamentado el suceso: “somos una familia, es un día triste en el mundo de la pirotecnia”, y ha indicado que el trabajador fallecido tenía experiencia.

Por su parte, el Ayuntamiento de Paterna ha declarado también un día de luto oficial, ya que el trabajador muerto es vecino de esta población, y ha puesto a disposición de la familia ayuda psicológica para ayudarles en estos momentos.

En la plaza del Ayuntamiento de Valencia, la ‘mascletà’ de este lunes ha estado presidida por un gran crespón negro instalado en la verja que envuelve el material pirotécnico y un minuto de silencio comunicado por megafonía, en señal de duelo por el accidente que ha costado la vida al trabajador.

Tampoco ha sonado la tradicional ambientación musical que precede a estos lanzamientos, y la fallera mayor y otras autoridades congregadas en el balcón del Ayuntamiento han lucido lazos negros.

Los responsables de la firma murciana Hermanos Ferrández, encargados de la ‘mascletà’ de este lunes, han dirigido saludos al cielo a la conclusión del espectáculo.

La pirotecnia Ricasa, una de las más importantes del sector en la Comunitat Valenciana, pasó la última inspección de agentes de explosivos de la Guardia Civil el 9 de marzo, y son continuas las comprobaciones, inspecciones y supervisiones en estas instalaciones, según ha informado el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues.

Además, había superado de forma favorable la inspección anual de la Conselleria de Economía el 20 de diciembre pasado.

Pirotecnia Caballer ha declinado hacer declaraciones sobre el suceso.

El trabajador muerto este lunes es la cuarta víctima mortal desde 1993 en esa empresa, después de que el 18 de octubre de 1993 otra explosión provocara la muerte de un operario, E.V.C., de 33 años y vecino de Valencia, cuando mezclaba productos pirotécnicos en una caseta.

El 10 de enero de 2002 se produjo una explosión en una de las casetas de la pirotecnia que causó el fallecimiento de C.C.B., nacida en Godella, vecina de Burjassot y cuñada del propietario, y de V.S., hombre de 47 años y nacionalidad ucraniana.

Unos días después del accidente en el que hubo dos personas muertas, la pirotecnia sufrió una segunda explosión, en la que no se produjeron heridos ya que la caseta en la que ocurrió estaba vacía.

Fuente EP Mundo Heraldo
Cargando...
Cargando...