¿Notaste que tu voz cambia en las grabaciones? Te decimos por qué

La mayoría de las personas puede estar de acuerdo que todos odian cómo suena su voz cuando escuchan una grabación, e incluso negamos que esa sea nuestra verdadera voz, pero… malas noticias sí esa es la voz que escuchan todas las personas con las que te hablan.

¿La razón?, no es lo mismo para el oído escuchar una voz netamente externa, a un sonido que combina dos canales, el externo y el interno.

Cuando escuchamos un sonido externo como la voz de otra persona, nuestro oído recoge las ondas de presión generadas por el ruido, llevándolas al tímpano donde las ondas causan vibraciones, para que luego el oído interno lleve la señal al cerebro y este las interprete, todo en milésimas de segundos.

Ahora bien, cuando somos nosotros quienes emitimos un sonido, hay dos canales involucrados, el externo (que tiene el mismo proceso de cuando escuchamos a alguien), y un canal interno, que procesa el sonido a partir de las vibraciones dentro de la boca.

Al hablar, las cuerdas vocales generan vibraciones que resuenan en la boca, garganta y otras partes del cuello y la cabeza, que al ser captadas por los oídos, crea una mezcla de sonidos (provenientes del exterior y del interior) que cambia la percepción de nuestra voz.

Además, son las vibraciones internas las responsables de que escuchemos nuestra voz con un tono más grueso y fuerte, ya que llegan con mayor fuerza al oído interno.

¿Y qué pasa con las grabaciones?

Cuando nos grabamos, los dispositivos no recogen esas vibraciones internas generadas dentro de la cabeza y el cuello, por lo que solo capta las ondas que salen por el canal externo, es decir, la voz “real” que escuchan las personas.

Por lo tanto, a pesar de que sientes que la voz de tus grabaciones no te representa, esta es la que acaba siendo captada en el exterior… Así que sí… Es tu verdadera voz.

Fuente EP Mundo Culturizando
Cargando...
Cargando...