Saltar al contenido
28
Jun

Obligan al Pentágono a asumir desastre de Trump

Actualizado: 28/06/2018 10:35

El gobierno de Donald Trump puso contra la pared a los funcionarios del Pentágono. La polémica administración solicitó la ayuda del ente para acoger a 12 mil indocumentados. Al menos 2 mil de ellos deberían ser recibidos en un plazo de 45 días, en bases militares o campamentos construidos en terrenos de su propiedad.

“El Pentágono recibió la petición de ayuda del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para acoger y ocuparse de familias inmigrantes” por un total de hasta 12 mil personas”, informó ayer el Departamento de Defensa en un comunicado.

La petición insta al Pentágono a “localizar instalaciones disponibles” o, de no ser posible, “terrenos” para construir tres campamentos que alberguen hasta 4 mil personas cada uno, en Texas, Nuevo México, Arizona o California, los estados fronterizos con México, para ubicar a los indocumentados cerca de las áreas de detención.

Sin opciones

“El DHS requiere la capacidad solicitada para albergar a 2 mil personas en un plazo de 45 días”, añadió el Pentágono.

El jefe del Pentágono, James Mattis, ya informó este lunes de que se están acondicionando instalaciones en el cuartel de Fort Bliss y en la base de la Fuerza Aérea de Goodfellow, ambas en Texas, para acoger a inmigrantes.

Mattis resaltó la importancia de “dar cobijo a gente que no lo tiene” y comparó la medida con otras acciones similares ejecutadas por el Departamento de Defensa en diversas crisis humanitarias.

El viernes, la revista Time informó que la Armada trabaja en un plan para la construcción de campamentos “temporales y austeros” en instalaciones castrenses en las que acoger a miles de indocumentados.

El gobierno de Donald Trump se planteó la reclusión de indocumentados en instalaciones militares tras suspender su polémica estrategia de “tolerancia cero” con la inmigración, que había separado durante dos meses a padres e hijos que cruzaban la frontera sin papeles.

Con las nuevas plazas del Pentágono, el gobierno se asegura tener espacio suficiente para no dejar en libertad a las familias inmigrantes tras su detención sin depender de la capacidad de los saturados centros de detención para inmigrantes.

Las cortes federales de inmigración tenían en mayo un retraso administrativo de 714 mil casos, y en algunos tribunales la espera media para una audiencia de deportación es de más de 1,400 días, o casi cuatro años, según un recuento de la Universidad de Syracuse (Nueva York).

Mientras, los tres centros de detención de familias que opera el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) están casi llenos, por lo que el gobierno comenzó a evaluar la opción de alojar temporalmente a inmigrantes en bases militares del Pentágono.