Saltar al contenido

Otro monitor agrede sexualmente a una niña en el colegio

Los Mossos d’Esquadra detuvieron el pasado lunes a un monitor de 34 años de la escuela Reial Monestir Santa Isabel de Barcelona acusado de agredir sexualmente a una alumna de cuatro. El trabajador, que ha negado tajantemente las acusaciones en su círculo personal y laboral, pasó el lunes a disposición del juzgado número 25 de Barcelona, cuyo titular lo dejó en libertad con cargos. La madre de la niña aportó a la denuncia un parte médico del hospital Sant Joan de Déu que documenta una pequeña lesión en los genitales.

La progenitora decidió acudir a la policía el domingo. Allí declaró que durante toda la semana había notado a su hija “extraña”. Además, no le había pasado desapercibida que hasta en dos ocasiones la ropa interior de su hija tenía manchas de sangre. Mediante juegos y con paciencia, a lo largo del fin de semana, la madre presenció cómo la niña pronunciaba el nombre del monitor del comedor y reproducía lo que le había hecho.

Ese mismo domingo, la mujer acudió a la comisaría de los Mossos de Les Corts y presentó una denuncia relatando los hechos. La pequeña fue trasladada al hospital de Sant Joan de Déu, donde se constató una pequeña lesión en sus genitales. El caso pasó a manos de la Unidad de Investigación de Sarrià Sant Gervasi. El monitor fue detenido al día siguiente, discretamente, antes de que entrara en el colegio. De hecho, nadie se percató de la presencia de unos policías de paisano que introducían en un vehículo no logotipado al sospechoso. El joven se mostró muy sorprendido y acompañó a los investigadores hasta su domicilio, en una localidad del Maresme. Allí colaboró con los Mossos facilitando todas las contraseñas que necesitaron para abrir su ordenador y otros terminales. Los policías no realizaron ninguna inspección y se limitaron a volcar toda la información, que deberá analizar otra unidad de los Mossos especializada en el rastreo de material prohibido.

La investigación sigue abierta, y la niña no ha vuelto al colegio.

El monitor estaba contratado por la empresa de servicio de comedores y ocio Som Valors y carecía de antecedentes por delitos sexuales. En la actualidad, prestaba sus servicios en el Reial Monestir Santa Isabel, una escuela católica, de la orden de los Legionarios de Cristo, situada en el corazón del barrio de Sarrià.

La escuela, que tuvo conocimiento por los padres de la víctima de la denuncia que habían presentado contra el trabajador del centro, no informó a los servicios de Inspección ni al Consorci d’Educació de Barcelona de los hechos, como establece el protocolo de actuación en caso de abusos sexuales. Este protocolo fue firmado por varios departamentos del Govern, a instancias del Síndic de Greuges, después de que saltara a la luz pública la falta de actuación de las instituciones en el conocido como caso de los Maristas.

El gerente del colegio, Jaume Cabau, señaló ayer a este diario que la dirección había querido esperar un “tiempo prudencial” antes de comunicar los hechos a la comunidad educativa, incluidas las familias. Indicó que el edificio “carece de espacios ciegos”, lo que, a su juicio, hacía difícil que la comisión de un delito de estas características no fuera advertido por el resto del personal del centro educativo.

En todo caso, la escuela decidió a primera hora de la tarde de ayer enviar un comunicado a las familias relatando que el sábado pasado tuvo conocimiento de que una alumna habría recibido un “trato inadecuado” por parte de un empleado subcontratado para el comedor y actividades de ocio en el patio. La dirección sí reconoce que apartó de inmediato de su puesto de trabajo al monitor en cuanto los Mossos le detuvieron y lo pasaron a disposición judicial, el lunes.

En el comunicado, la dirección informaba de que el denunciado contaba con el certificado negativo por delitos sexuales que garantiza la ausencia de antecedentes penales de estas características y que es obligatorio presentar desde el 2016. Las familias también son informadas por el director de la escuela Joaquin Petit, que firma la carta, de que el trabajador había sido puesto en libertad con cargos, mientras prosigue la investigación.

El Consorci d’Educació, al conocer la noticia por este diario, se puso ayer mismo en contacto con el centro, de carácter concertado, para recibir la información que la escuela no había proporcionado y para ofrecer sus servicios de atención psicológica para el personal y familias así como los servicios jurídicos por si quieren sumarse a la denuncia de los padres.

El colegio Santa Isabel se fundó en 1946 ocupando una parte del monasterio de las monjas clarisas de Sarrià. En 1995, el movimiento católico Regnum Christi se hizo cargo de la dirección. Está vinculado a la red de escuelas Highlands y a Oak Internacional. Se da la circunstancia de que el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, fallecido en el 2008, fue acusado de abusar de seminaristas.