Patricia Conde vive una pesadilla y puede acabar en prisión

El doloroso proceso de divorcio de Patricia Conde y las denuncias cruzadas entre la presentadora y su expareja, pueden hacerla terminar tras las rejas.

La presentadora Patricia Conde se casó con el empresario Carlos Seguí en junio de 2012. La boda, a la que acudieron familiares y amigos, tuvo lugar en el complejo mallorquín La Granja de Esporles. Estaban a punto de cumplir su primer aniversario cuando dieron la bienvenida a su primer hijo, Lucas, en la primavera de 2013.

Ni un año más duró el amor del empresario mallorquín y la presentadora de televisión. En 2014 la pareja envió un comunicado en el que anunciaban una separación amistosa. Algo completamente alejado de la realidad pues, a partir de ese momento comenzó un doloroso proceso de divorcio que aún hoy, cuatro años después, sigue abiertoPatricia Conde: y un lamentable cruce de denuncias recogidas en los medios.

Él la acusó de querer quedarse con su dinero, ella contraatacó acusándole de maltrato psicológico, por lo que le pedían tres años de cárcel. Fue entonces cuando el empresario concedió una entrevista a «Vanity Fair», siendo la primera vez que posaba para un medio, en la que habló sin tapujos de la «pesadilla» que suponía para él la batalla legal con su exmujer. «Todo lo que hacía Patricia era una estrategia procesal para quedarse con el niño. Si un abogado te propone:

“Si dices esto, conseguirás que tu hijo viva en Madrid”, te puedes dejar llevar. Yo no lo hubiera hecho. Me parece inmoral», aseguró el mallorquín en relación a las acusaciones por malos tratos psicológicos: «Estuve 35 días sin ver a mi hijo. Tenía siete meses y tuve miedo de que no supiera quién era su padre».

Sin embargo, supo levantarse y aprender de los errores cometidos en el pasado: «Cuando caes a un pozo, al salir te sientes reforzado. Soy más maduro, más responsable y mejor persona. Yo siempre digo que hasta mi divorcio y la muerte de mi padre tuve una vida de rosas. Pero, después del terremoto, fue como volver a nacer. He salido fortalecido de esta experiencia». Por su parte la presentadora se dedicó a restringir las visitas de su ex al pequeño.

Una batalla que parece no tener fin pues ayer mismo volvió a copar los titulares de la prensa rosa al filtrarse que la fiscalía pide dos años y siete meses de prisión para la actriz por un delito continuado de revelación de secretos.

El escrito de la fiscalía señala que Patricia Conde «guiada por el deseo de vulnerar la intimidad de su ex pareja, Carlos Seguí, extrajo del ordenador familiar, una vez cesada la convivencia y la relación entre ambos, una serie de correos electrónicos relativos a su esfera personal», hechos que se habrían realizado sin el consentimiento de su exmarido.

Así, la fiscalía no solo pide para la humorista la pena de prisión, sino también una una multa de 19 meses a razón de 12 euros diarios: unos 6.850 euros. La defensa de Carlos Seguí es más dura y pide cuatro años de prisión y 20.000 euros en concepto de daños y perjuicios.

Fuente EP Mundo El Mundo
Cargando...
Cargando...