Saltar al contenido
23
Dic

¡Peligrosa! Nahir Galarza se enreda con el narcotráfico

Actualizado: 23/12/2018 13:09

¿Su vida estará llena de peligro desde ahora? De acuerdo con medios argentinos, Nahir Galarza, la joven de 20 años condenada  a cadena perpetua por el asesinato de su novio Fernando Pastorizzo, rehízo su vida sentimental en la prisión y, al parecer, está enamorada.

De acuerdo con el reporte, el nuevo novio de Nahir Galarza se llama Matías Caudana, quien está en la cárcel por integrar una banda de narcotraficantes liderada por su padre, Elbio Gonzalo Caudana.

Matías Caudana y Nahir Galarza se conocieron cuando este fue autorizado a visitar en la cárcel de mujeres de Paraná, donde está la chica, a su abuela paterna, quien se encuentra purgando condena por vender drogas.

“En sus pases del penal de varones (UPI) a la UPVI (de mujeres), conoció a Nahir. Matías tenía el permiso por acercamiento familiar con esta señora que es la madre de Elbio Caudana”, explicó Augusto Lafferriere, abogado de Caudana.

Amor peligroso

El abogado presentó al Tribunal Oral Federal de Paraná una solicitud para que su defendido pueda verse con Nahir Galarza “para profundizar la relación de noviazgo”.

“No sé bien en qué circunstancias se conocieron Matías y Nahir, pero es seguro que se cruzaron en la cárcel de mujeres y es donde entablaron la amistad, y luego este inicio de la relación que ahora se busca reforzar”, añadió Lafferriere.

Nahir Galarza asesinó de dos balazos a su novio Fernando Pastorizzo (20) el 29 de diciembre del 2017. A inicios de julio de este año fue sentenciada a prisión perpetua por un tribunal de la ciudad argentina de Gualeguaychú. El crimen lo perpetró con la pistola de su padre policía. El caso tuvo gran impacto mediático en el país austral.

El juzgado consideró por unanimidad a Nahir Galarza “autora penalmente responsable del delito de homicidio calificado por ser una persona con la que mantenía una relación de pareja” desde hace cuatro años, pese a que ella había alegado que su vínculo era “ocasional”.

En la lectura de la sentencia, el tribunal consideró acreditado que el pasado 29 de diciembre la acusada utilizó un arma de fuego reglamentaria para “menoscabar” la vida de Pastorizzo.

Fuente: El Comercio