Pillan a Héctor Barberá manejando su auto pero algo estaba muy mal

No iba en motocicleta, sino en un lujoso Audi. El piloto español Héctor Barberá pasó bochorno cuando la policía detectó que iba como en una de sus carreras y bajo indeseadas influencias.

El piloto español de motociclismo Héctor Barberá ha vuelto a dar positivo en un control de alcoholemia tras ser parado por la policía cuando circulaba con su Audi R6 a gran velocidad por una avenida de Valencia. Los hechos ocurrieron sobre la una y media de la madrugada de hoy, cuando una patrulla de la Policía Local persiguió el coche que conducía Barberá y logró interceptarlo poco después cuando se detuvo en un semáforo en rojo en la avenida de Baleares.

Tras someterse a la prueba de alcoholemia, el resultado de la misma fue de 0,67 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Como rebasaba el límite de la falta administrativa, que está situado de 0,60 miligramos, los policías informaron al piloto valenciano que iban a imputarle un delito contra la seguridad vial y le leyeron sus derechos. Barberá colaboró en todo momento con los agentes cuando le dijeron que lo iban a trasladar a la central de la Policía Local en la avenida del Cid para realizar las correspondientes diligencias.

Mientras tanto, otra patrulla de la Policía Local inmovilizó el Audi R6 para que una grúa lo llevara después a un depósito municipal. El piloto de Moto2 iba acompañado en el coche por un amigo, pero este no pudo llevarse el vehículo porque también presentaba síntomas de embriaguez. Fuentes cercanas a Barberá señalaron que está muy arrepentido tras protagonizar este nuevo incidente. El piloto había cenado con unos amigos para celebrar el cumpleaños de uno de ellos y tomó varias cervezas y copas de vino. Barberá será juzgado mañana viernes por un delito contra la seguridad vial, según informaron fuentes judiciales.

Barberá ya fue detenido en 2014 tras ser sorprendido al volante de un Maserati a pesar de que tenía el carné de conducir retirado. Una patrulla de la Policía Local identificó al piloto en un control rutinario y lo detuvo por un delito de quebrantamiento tras comprobar que tenía el carné retirado.

Además, en 2013 fue condenado a seis meses de prisión, conmutable por trabajos en beneficio de la comunidad, por maltratar a su pareja tras un juicio rápido celebrado en el Juzgado de Violencia de Género de Jerez de la Frontera; y el juez le impuso una orden de alejamiento de 200 metros de la víctima.

Un año antes, en 2012, la Policía Local lo detuvo también por dar positivo en un control de alcoholemia, saltarse varios semáforos en rojo y circular a gran velocidad por Valencia, y horas después emitía un comunicado en el que pedía disculpas y reconocía que había protagonizado «un acto de irresponsabilidad» por su parte tras cenar con unos amigos.

Fuente EP Mundo
Cargando...
Cargando...