Policías lo meten en un calabozo y luego no creían cómo escapó

Un preso ha podido escapar de la celda de la Comisaría Local de Gandía en la que se encontraba tras poder romper con sus propias manos la ventana y la reja del retén. Ahora, el Ayuntamiento de la localidad valenciana realizará una auditoría para conocer los desperfectos del edificio.

Los hechos ocurrieron el pasado 4 de mayo, cuando el hombre detenido y acusado de un delito de robo con violencia e intimidación se encontraba en uno de los calabozos de la Central de la Policía Local. Allí pudo escapar con la única ayuda de sus propias manos y sin que nadie se percatara de tal hecho.

Y es que, los desperfectos en las dependencias policiales no son un hecho aislado. Los propios agentes locales de Gandía, tal y como informa Som Gandia, han denunciado en varias ocasiones el estado de las instalaciones. De hecho, otro preso consiguió romper el verano pasado las paredes de una celda, ya que éstas están hechas de pladur.

Desde el consistorio, la concejala responsable de la Policía Local, Àngels Pérez, y el coordinador de Urbanismo, Vicent Mascarell, denunciaron con anterioridad este hecho: según ellos el anterior gobierno local permitió la construcción de celdas con paredes hechas de pladur.

Deficiencias, que según ellos y tal y como explica el medio local de Gandía son bastantes más que esas: goteras, fugas y filtraciones, nula ventilación y falta de aire acondicionado en los vestuarios y las duchas y una mala planificación de los espacios de la comisaría.

Fuente EP Mundo Cuatro
Cargando...
Cargando...