Saltar al contenido
7
Jul

Pompeo le mete presión a Kim Jong Un

Una intensa jornada de negociaciones fue la que vivió Mike Pompeo, jefe de la diplomacia estadounidense, con representantes de Norcorea intentando concretar lo acordado sobre el plan de desnuclearización.

Pompeo mantuvo estas reuniones, en su segundo y último día en el país, en una elegante mansión para huéspedes de Pyongyang donde pudo hablar con Kim Yong Chol, consejero del dirigente norcoreano, Kim Jong Un.

Luego, el enviado de Estados Unidos partió de la capital norcoreana rumbo a Tokio, donde debía informar a sus contrapartes de Japón y Corea del Sur sobre los resultados de estas conversaciones. Está previsto que ofrezca declaraciones a la prensa el domingo.

El objetivo del encuentro fue establecer una hoja de ruta detallada en vista a la “desnuclearización completa” de la península coreana, como convinieron en la reunión histórica de Singapur del pasado 12 de junio el presidente estadounidense, Donald Trump, y Kim Jong Un.

“Nuestra política no ha cambiado”, declaró a los periodistas Heather Nauert, portavoz del secretario de Estado. “Nuestra expectativa es exactamente la que el Presidente (Trump) y Kim Jong Un convinieron en Singapur, que es la desnuclearización de Corea del Norte”, dijo.

Las conversaciones del sábado se llevaron a cabo en una villa de un complejo oficial cerca del imponente mausoleo donde reposan los cuerpos de los exdirigentes de Corea del Norte Kim Il Sung y Kim Jong Il –abuelo y padre del líder actual–.

Mientras se daba inicio a la jornada de discusiones, Pompeo abandonó el lugar para dirigirse a un lugar donde hizo una llamada bajo estrictas medidas de seguridad al presidente Donald Trump, lejos de la posible vigilancia norcoreana, antes de retomar las conversaciones hacia las 09H00 (00H00 GMT) que duraron casi seis horas.

En unas declaraciones al inicio del encuentro, Kim Yong Chol le preguntó a Mike Pompeo cómo durmió en su primera noche en el país. “Sostuvimos una discusión muy seria sobre temas muy importantes ayer”, declaró el responsable norcoreano. “Por lo tanto, pensando en esas discusiones, quizás usted no durmió bien anoche”, agregó.

Pompeo, por el contrario, dijo que “durmió muy bien”, pero este cruce dio a entender que las discusiones pendientes serán más difíciles.

– “Bromas” y “cortesías” –

“Consideramos esto como muy importante, porque se trata de la primera reunión de alto nivel cara a cara desde la cumbre entre nuestros dos dirigentes”, agregó Pompeo.

“El trabajo que hemos llevado a cabo sobre una desnuclearización completa, estableciendo una relación entre nuestros dos países, es vital para una Corea del Norte más radiante y el éxito que nos exigen nuestros dos presidentes”, añadió el secretario de Estado.

Kim Yong Chol respondió: “Claro que es importante. Hay cosas que tengo que aclarar”.

“Hay cosas que yo también tengo que aclarar”, respondió Pompeo.