Por culpa de un castillo de arena le clavan un rastrillo en la espalda

Comenzó el buen tiempo y con ello la llegada de turistas a Mallorca. Los primeros sucesos curiosos del verano no han tardado en aparecer. Esta vez ha sido un castillo de arena el causante de un hecho de sangre.

Este domingo un alemán de 17 años resultó apuñalado por la espalda después de que se subiera a lo alto de un castillo de arena en Playa de Palma. El propietario de esta escultura enfureció al ver que destrozaban su obra y le clavó en la espalda un rastrillo metálico.

Según comenta a La Vanguardia Ángel García, de seguridad ciudadana de Palma, el menor iba acompañado de otros dos turistas.

A eso de las siete de la mañana, y bajo los efectos del alcohol, “les hizo ilusión subirse encima del castillo de arena” con la mala fortuna de que el autor del mismo estaba durmiendo en una tienda de campaña al lado.

El “artista” es un hombre de unos cincuenta años y de nacionalidad rumana. Utiliza estas creaciones como forma de mendicidad y no le hizo ninguna gracia que unos chavales destrozaran su trabajo tras una noche de borrachera. Se despertó con los gritos y los atacó con lo que tenía más a mano, que en su caso era un rastrillo metálico.

El agresor apuñaló por la espalda a uno, pero el grupo logró huir. A pesar de que las cortes leves, el herido se desplomó unos 50 metros más allá de la agresión por la hemorragia. Fue necesaria la intervención de una ambulancia para tratarlo y acto seguido lo llevaron al hospital de Son Llatzer para que le dieran unos puntos de sutura. El turista recibió el alta ayer mismo.

El escultor rumano se gana la vida exponiendo estos castillos en Playa de Palma

Al llegar la policía al lugar del incidente localizaron al autor de la agresión, que en un primer momento trató de huir, y lo detuvo por un delito de agresión por arma blanca.

Fuente EP Mundo La Vanguardia
Cargando...
Cargando...