Por qué Cristina no fue al cumple de su papá pero él sí va al de Iñaki

El rey Juan Carlos, acompañado por la reina Sofía y la infanta Elena, viajaron el lunes a Ginebra para acompañar a Iñaki Urdangarin en la celebración de su 50º cumpleaños. Es la primera vez de la que se tiene constancia de que el anterior rey haya visitado a la familia de su hija menor desde que se instalaron en Suiza en julio 2013 y la primera ocasión también, de la que se tiene constancia, de un contacto directo entre Iñaki Urdangarin y su suegro, desde el inicio de juicio por el caso Nóos.

Se da la circunstancia de que ni la infanta Cristina, ni sus hijos, Juan, Pablo, Miguel e Irene, ni tampoco Iñaki Urdangarin, estuvieron el pasado 5 de enero en la comida familiar, a la que asistieron casi setenta personas, que convocó el rey Juan Carlos con motivo de su 80º cumpleaños.

El alejamiento institucional impuesto por el rey Felipe impidió a la infanta Cristina acudir al 80º cumpleaños de su padre

El alejamiento institucional impuesto por el rey Felipe obligó a dejar fuera de la celebración a la infanta Cristina y su marido, una situación que provocó una nueva brecha familiar que el rey Juan Carlos ha querido compensar con su presencia en Ginebra, atendiendo sobre todo al bienestar emocional de los cuatro hijos del matrimonio Urdangarin. El encuentro tuvo lugar en un restaurante y además de la familia Urdangarin, los reyes Juan Carlos y Sofía y la infanta Elena, asistieron otros invitados.

La presencia del rey Juan Carlos en Ginebra ha supuesto un bálsamo para la infanta cuya presencia en Madrid en actos familiares ha estado condicionada a la ausencia de su marido.

Es la primera vez de la que se tiene constancia de que el anterior rey haya visitado a la familia de su hija menor desde que se instalaron en Suiza en julio 2013

Iñaki Urdangarin, según ha confesado a sus personas más cercanas, ha agradecido la presencia de los padres de la infanta Cristina y más en estos momentos, en los que se encuentra pendiente de la resolución del Tribunal Supremo que en unas semanas debe dictar la que será sentencia definitiva del caso Nóos. La Audiencia de Palma, que absolvió a la infanta Cristina de todos los delitos, condenó a Iñaki Urdangarin a seis años y tres meses de cárcel, una sentencia que está recurrida en el Supremo.

La presencia del rey Juan Carlos en Ginebra ha supuesto un bálsamo para la infanta cuya presencia en Madrid en actos familiares ha estado condicionada a la ausencia de su marido

Fuente EP Mundo La Vanguardia
Cargando...
Cargando...