Saltar al contenido
5
Ene

¿Por qué? Este video tiene 5 reclamos de derecho de autor

Actualizado: 05/01/2018 14:03

El siguiente vídeo son 10 horas de algo muy parecido al sonido que hacían los televisores antiguos cuando estaban sintonizándose, una señal aleatoria que varía mínimamente cada cierto tiempo. La pieza cuenta con hasta cinco reclamaciones de derechos de autor.

Lo cuenta el profesor y tecnólogo, Sebastian Tomczak, el autor del clip y de la página little-scale.blogspot.com, quién ha informado que su vídeo de ruido blanco de 10 horas tiene reclamaciones de derechos de autor, algo inaudito e insólito si tenemos en cuenta qué tipo de “sonido” tiene (y que parte del propio Tomczak).

Cuando se habla de ruido blanco se hace referencia a una señal aleatoria que posee la misma densidad espectral de potencia a lo largo de toda la banda de frecuencias. Dado que la luz blanca es aquella que contiene todas las frecuencias del espectro visible, el ruido blanco deriva su nombre de contener también todas las frecuencias, aunque en este caso, de sonido.

Dicho de otra forma, nadie podría reclamar el ruido blanco como propio, o eso se pensaba hasta la llegada de YouTube. Para ser más exactos, la culpa la tiene el sistema Content ID del portal de vídeo, el sistema “inteligente” y automático que supuestamente detecta cuando las imágenes o música en los vídeos que suben los usuarios están protegidos bajo derechos de autor.

Sea como fuere, el sistema ha debido tomar partes que coinciden con otros vídeos y llegar a la ridícula conclusión de que está atacando a la propiedad intelectual. No sólo eso, el servicio incita a los clientes corporativos a “reclamar” (y monetizar) el trabajo de otras personas como propio.

De hecho, la lógica parece indicar que, de ser cierto los avisos, posiblemente esos cinco supuestos poseedores de los derechos de autor, que además están monetizando el ruido blanco, lo hacen a costa del “trabajo” de Tomczak, una situación completamente surrealista

Aunque no está directamente relacionado, en una semana donde YouTube ya ha visto cómo se le criticaba (con razón) por el caso de Logan Paul, es posible que el portal deba actualizar algunas de sus diferentes funciones que actúan de filtro con su contenido.