Saltar al contenido
liposuccion fallida
1
Ene

Por su baja autoestima se hace una lipo, pierde una pierna y dice esto

“Estaba por cumplir 31 y pensé en regalarme algo. Hace tiempo que quería hacerme una lipo así que busqué por Internet cirujanos y di con un doctor que me ofreció una promo por mi cumpleaños: además de sacarme la grasa de la panza me ponía el excedente en la cola. Todo me costaba 30 mil pesos [unos 1.300 euros]. Le dije que sí”.

Mariela Ayala cuenta que, tras la intervención, sufrió una infección generalizada. Estuvo 10 días en coma inducido en el Hospital Churruca (Buenos Aires, Argentina) y se fue de allí sin parte de su pierna derecha. “Me amputaron de la rodilla para abajo, era eso o morirme”, asegura a Clarín Mariela, que hoy está aprendiendo a caminar con una prótesis. Al médico ya lo denunció por “lesiones gravísimas”

Mariela Ayala, de 31 años, intenta aprender a vivir ahora sin una de sus extremidades

Dice que todo ocurrió muy rápido. “El 5 de junio, un día antes de mi cumpleaños, fui a una consulta. Me mandó a hacer análisis de sangre y un electro y el 13 ya me estaba operando. Salí del quirófano muy hinchada, pero el médico me dijo que era normal. Ya en mi casa, el dolor se volvió insoportable”, esgrime la mujer, que vive en Quilmes junto a su pareja, era empleada administrativa y hoy se encuentra sin trabajo.

Del después de la operación recuerda la inflamación, especialmente de la cintura para abajo, y el malestar constante en forma de punzadas. “No podía caminar y deliraba por la fiebre. Le mandé un WhatsApp al médico, le dije que no aguantaba más. Pero no me respondió, así que llamé a una ambulancia”, agrega Mariela, que fue derivada al Hospital Churruca. Lo que recuerda tra el ingreso son “flashes: escenas de una película de terror”.

“Qué pasa, qué tengo”, repetía Mariela. Nadie le respondía. Luego escuchó que hablaban de una infección generalizada. Vio sus piernas verdes y el mundo se apagó.

Cuando despertó le contaron el resto: que estuvo 10 días en coma inducido por el shock séptico que sufrió; que hicieron pasar a sus padres tres veces para que se despidieran de ella porque, según los médicos, no iba a pasar la noche; que estuvieron a punto de amputarle las dos piernas, un brazo y la otra muñeca; y que finalmente consiguieron que un antibiótico le hiciera efecto aunque a esas alturas su pierna derecha estaba perdida.

“Me dicen que se veía negra y que la cortaron por miedo a que la infección subiera. Era eso o morirme”, insiste en un intento por convencerse de que fue lo mejor. “Cuando vi que me faltaba la pierna lloré, grité y dije que prefería morirme. Pero con el apoyo y la contención de mi familia y amigos, poco a poco empiezo a salir adelante”, cuenta la mujer.

https://twitter.com/Mariela32788732/status/940267395209416704

Su mensaje

A aquellos que están pensando en someterse a cirugías estéticas les pide que “lo mediten bien, mil millones de veces”.

“Yo lo hice porque tenía la autoestima baja. Hay que aprender a valorarse, lo importante es la persona no el físico pero justo ahora lo entiendo”, remarca Mariela.

La denuncia la presentó esta semana en el Juzgado de Instrucción en lo Criminal número 25, “contra el médico J.C. y/o contra quien resultara penalmente responsable del delito de lesiones gravísimas”, según queda detallado en el escrito. También destacan que “las lesiones fueron causadas en una intervención quirúrgica de liposucción con amputación del miembro inferior derecho”.

https://twitter.com/Mariela32788732/status/940253723024154624

Para el abogado de Mariela, Gabriel Van Kemenade, “el médico actuó con dolo”. “Por la ligereza con la que realizó la cirugía: ella fue a la consulta un día y a la semana la estaba operando. Además, abusó de cierta posición ´dominante´ y convenció a mi clienta para que, además de la lipo, se hiciera una segunda intervención de alto riesgo”, sostuvo Van Kemenade.

Desde el instituto del barrio de Colegiales en el que se hizo la operación prefirieron no efectuar comentarios al respecto. Clarín intentó comunicarse con el cirujano denunciado quien, a través de su secretaria, manifestó que no iba a hablar sobre el tema.