Saltar al contenido
Horóscopo Chino 2019 Gallo
14
Dic

Predicciones del Horóscopo Chino 2019 para el Gallo

Hoy conocerás las predicciones del Horóscopo Chino 2019 para el Gallo. El 2019 será el año del cerdo un animal cuya energía fija es la del agua. Su energía opuesta es la tierra, pero aquí no hay conflicto sino cooperación, por lo que será un año fértil.

Hay que tener especial cuidado con la salud. Las enfermedades de carácter crónico serán el gran tema, particularmente las que refieren al sistema digestivo.

Veremos repuntes de enfermedades como la diabetes, el cáncer de estómago, las infecciones estomacales agudas, la gastritis y la salud mental, que está ligada a los trastornos obsesivo-compulsivos.

El secreto este año será no exagerar con el azúcar, el jarabe de alta fructosa y las obsesiones. No hay que rebasar la escala: mesura ante todo.

Por otro lado, los años del cerdo son para bailar, para comunicar con todo el cuerpo. El cerdo no se mide, desea arte y detalles, pero también desea sentirse útil, que su punto de vista y conocimientos importen en su familia y comunidad.

Este año lo pondrá a prueba, ya que la energía tierra es más reflexiva, no expresa directamente, se guarda todo para después abrirse poco a poco.

Horóscopo Chino 2019: GALLO

Horóscopo Chino 2019: Gallo.
  • Nacidos en los años 1921, 1933, 1945, 1957, 1969, 1981, 1993, 2005 y 2017

Serán tiempos alocados. Para el gallo, el 2019 será un año para que los cambios hechos a medias puedan adquirir carácter permanente. Por ejemplo, si se separó, este año se divorciaría definitivamente; si terminó una carrera, este año recibiría su título.

Los gallos hombre resentirán un poco más estos tiempos porque el año les representa temporadas de soledad que le suplicamos tome de la manera más saludable, sin echar la culpa al género opuesto ya que cualquier acto de violencia aunque sea mental, se le regresará al doble. Deberá controlar lo que piensa y dice para evitar problemas que lamentará toda la vida.

Los gallos previsores atravesaron con estoicismo el año del perro; los que creyeron que sería un tiempo de reconstitución celular en un spa o en una vida vip están juntando las plumas en el camino.

A pesar de la autonomía del gallo para tomar decisiones, en sociedades, en la pareja, y en el gallinero, durante este año deberá estar receptivo a lo que ocurra en su entorno. Su capacidad de organización estará alterada, jaqueada, bloqueada, y tendrá que aceptar sus límites físicos y emocionales para salir adelante.

El mensaje del año del cerdo es reaprender las lecciones básicas, cursar las materias previas y dejarse guiar por el padre cielo. Sus hazañas no fueron valoradas en el azaroso año del perro, no tuvo perfil bajo y picoteó a sus jefes y socios con insistencia.

Reubicarse, encontrar su lugar en la constelación familiar, social, nacional y cósmica será el desafío durante el reinado porcino.

No es recomendable convertirse en pavo real, sí ser humilde y sincero. Deberá afrontar pérdidas familiares y materiales con “filosofía alta y taco aguja”. Desandar caminos recorridos para reencontrarse consigo mismo. Apoyar las patas en el lodo y afianzar sus convicciones sin patrocinador que lo sostenga.

El i ching le dice que debe ser receptivo y nutrir su cuerpo y alma con armonía y templanza, evitando los excesos. Triturar el ego en partículas homeopáticas, y regar la Pachamama. Debe buscar la verdad en cada conflicto para resolverlo diplomáticamente. No es propicio “cruzar las grandes aguas”, ni alejarse del zoo, del gallinero, del excluido e indefenso.

Tendrá sobresaltos familiares que deberá resolver con sabiduría. Comenzará una etapa más contemplativa, de enseñanza, y con adeptos a sus teorías originales y prácticas para el mundo que está en transformación.

El año será denso, pesado, sin respiro para interesarse en temas frívolos y viajes improvisados. Atender lo cercano, cerrar ciclos y digerirlos antes de abrir otros es un ejercicio cotidiano. Enfrentará su propio espejo con valores nobles e innobles.

Delegará el cocorococó a sus hijos, hermanos y discípulos. Aprenderá a curar sus heridas con medicina macrobiótica, china, ayurveda, y podrá ser ejemplo en la comunidad de los hombres.

Es grande el tiempo de lo receptivo; sus prioridades serán humanas y solidarias. La rutina se convertirá en su aliada, podrá recuperar el cronos y el kairós, intercambiar sus productos en el club del trueque o con valores que serán negociables.

Año de autoexamen y evolución holística.