Saltar al contenido
Horóscopo Chino 2019 Mono
14
Dic

Predicciones del Horóscopo Chino 2019 para el Mono

Hoy conocerás las predicciones del Horóscopo Chino 2019 para el Mono. El 2019 será el año del cerdo un animal cuya energía fija es la del agua. Su energía opuesta es la tierra, pero aquí no hay conflicto sino cooperación, por lo que será un año fértil.

Hay que tener especial cuidado con la salud. Las enfermedades de carácter crónico serán el gran tema, particularmente las que refieren al sistema digestivo.

Veremos repuntes de enfermedades como la diabetes, el cáncer de estómago, las infecciones estomacales agudas, la gastritis y la salud mental, que está ligada a los trastornos obsesivo-compulsivos.

El secreto este año será no exagerar con el azúcar, el jarabe de alta fructosa y las obsesiones. No hay que rebasar la escala: mesura ante todo.

Por otro lado, los años del cerdo son para bailar, para comunicar con todo el cuerpo. El cerdo no se mide, desea arte y detalles, pero también desea sentirse útil, que su punto de vista y conocimientos importen en su familia y comunidad.

Este año lo pondrá a prueba, ya que la energía tierra es más reflexiva, no expresa directamente, se guarda todo para después abrirse poco a poco.

Horóscopo Chino 2019: MONO

Horóscopo Chino 2019: Mono
  • Nacidos en los años 1920, 1932, 1944, 1956, 1968, 1980, 1992, 2004 y 2016

Para el mono, el 2019 será un año de altibajos. Primero, aún bajo el cobijo del perro, el mono deberá guardar energía para que a partir del inicio del año del cerdo, en febrero, pueda convivir con el mayor decoro posible en el chiquero. El mono querrá seguir con su ritmo de siempre, pero el año no se presta para ello.

Tendrá mucho trabajo, sobre todo en el plano emocional. Este año será para aprender a hacer su vida en un ambiente variado: unas veces difícil, y otras demasiado fácil como para parecer verdadero, y de pronto de nuevo será complicado. Se sentirá drenado constantemente, como si fuera la madre soltera de un nene de dos años. La recomendación general es que trate de organizar mejor los pensamientos por medio de terapia o alguna disciplina artística, y que administre mejor su tiempo libre.

El año del cerdo continuará con el peeling existencial que irá desde el ADN hasta los valores adormecidos en tiempos de tsunamis.

Dejar la ilusión, la máscara. Los roles que ocupamos por sentirnos Superwoman o el Mago de Oz serán enterrados en el fango al que el cerdo nos llevará para culminar un ciclo. El i ching nos conduce a repensar y reformular nuestra existencia.

El wu wei (no forzar la acción de las cosas) es recomendable frente a las embestidas del jabalí salvaje, que dejará de ser el cerdo de la alcancía de cerámica para afilar sus colmillos ante situaciones que lo desprogramen y saquen de su eje.

El mono deberá graduar su chi (energía) y sobre todo evitar que lo vampiricen en el año del cerdo.

Las asignaturas pendientes tendrán que ser recursadas; no hay forma de hacer trampa, seducir a profesores o evadir su responsabilidad.

Para el mono, su gran desafío será consigo mismo. Tendrá que tomar el timón en la constelación familiar y aceptar las reglas de juego con buen humor y sentido común.

Es recomendable que durante este año no se mueva mucho, administre su energía y mantenga sus hábitos y rutina.

Los planes deberán ser modestos, concretos y solidarios. La energía porcina lo contagiará y estará más casero, dedicado a preservar su territorio físico y espiritual, sin dar explicaciones de su vida privada o pública.

El mono sabio dejará atrás una vida de «flashes, circo y glamour» para meditar como Buda debajo del bodhi tree.

Desde su “iluminación” acompañará a los débiles, desposeídos. A los que han sido excluidos del arca de Noé, y cooperará para elevar su autoestima, recursos materiales y crecimiento.