Saltar al contenido
puigdemont
18
Ene

Puigdemont y los otros huidos están ansiosos y andan pidiendo “cacao”

Actualizado: 18/01/2018 14:54

El presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont, y los exconsellers y electos de JxCat Clara Ponsatí y Lluís Puig, han presentado hoy a la nueva Mesa del Parlament la petición de delegar el voto, ya que siguen huidos en Bélgica. Según han informado fuentes de JxCat, estos tres miembros del Govern cesado que se fueron a Bélgica tras la declaración de independencia han entrado una petición por escrito a la Mesa del Parlament presidida por Roger Torrent (ERC), poco después de que concluyera la primera reunión del organismo.

JxCat descartó pedir la delegación para los que están en Bruselas en la sesión constitutiva de ayer y, al igual que ERC, solo lo hizo para los que están en prisión, algo que autorizó la Mesa de Edad, después de que el Tribunal Supremo avalara esta opción tras descartar la excarcelación de Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y Joaquim Forn.

Pero JxCat ya anunció ayer que pediría la delegación de los de Bruselas a la nueva Mesa, para que pudieran votar en el próximo pleno, que será ya el de investidura, sin necesidad de estar presentes.

La delegación de los que están a Bruselas no cuenta con el aval de los letrados del Parlament, aunque la última palabra la tendrá la nueva Mesa constituida, con mayoría absoluta independentista de JxCat y ERC, que ha acordado hoy volverse a reunir el próximo martes.

SÁENZ DE SANTAMARÍA: PUIGDEMONT NO VA A SER PRESIDENTE

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado hoy que Carles Puigdemont “ha llegado al final del trayecto” y “no va a ser presidente de la Generalitat”.

Sáenz de Santamaría, en una entrevista en la COPE, ha confiado en que el nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent, inicie su mandato respetando el marco legal y le ha advertido de que Puigdemont sólo podría ser elegido “con una flagrante vulneración de la ley” porque es “imposible” que pueda ser investido desde Bruselas. Una posibilidad ante la que el Gobierno ha garantizado que adoptaría “todo tipo de decisiones” para impedirlo.

“Puigdemont ha llegado al final del trayecto. Puede adoptar decisiones poco racionales, pero no puede ser presidente de la Generalitat. Y lo sabe, lo saben los suyos y lo sabe el independentismo”, ha recalcado. “Puede dedicarse a la propaganda e intentar mantener ese mito que se autoconstruye, pero no va a ser presidente de la Generalitat, y si pensara en Cataluña y hasta en el independentismo, daría un paso atrás”.

Sáenz de Santamaría recordó que “el tiempo es inexorable” con los tiempos pues ahora existen diez días para presentar un candidato a la investidura y a partir de ahí empiezan a correr el plazo máximo de dos meses para que sea investido y tome posesión. Si no lo hace, tendrían que repetirse las elecciones autonómicas del pasado 21 de diciembre.