Qué bochorno: El antiguo Papa de El Palmar y su pareja van presos

Ladronzuelos. Como tales se comportaron el autoproclamado papa Gregorio XVIII y su mujer cuando ingresaron en una basílica para robar. Él resultó herido y ahora ambos van tras las rejas.

La jueza de Primera Instancia e Instrucción 4 de Utrera (Sevilla) ha ordenado el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para el antiguo papa de El Palmar de Troya y su pareja por un delito de robo con violencia en grado de tentativa el domingo en la basílica de esta iglesia escindida.

Según informaron a Efe fuentes del TSJA, Ginés Jesús Hernández, autoproclamado papa Gregorio XVIII de esta escisión del catolicismo no reconocida, y su pareja N.T. se han acogido a su derecho a no declarar al pasar hoy a disposición judicial tras ser detenidos el pasado domingo cuando, encapuchados, saltaron la valla de cuatro metros del templo erigido en El Palmar de Troya (pedanía de Utrera) presuntamente para robar.

Sorprendidos por un religioso

Los hechos sucedieron sobre las seis de la tarde, aprovechando además que los integrantes de esta orden religiosa asistían a un oficio, si bien fueron sorprendidos por un religioso que estaba fuera de la basílica en ese momento, y se inició una pelea entre los tres en la que resultaron heridos.

La mujer recibió el alta el lunes, mientras que el religioso herido la obtuvo ayer, y el expapa ha permanecido ingresado en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla hasta esta mañana.

Los agentes hallaron en su coche herramientas y útiles para forzar cerraduras

La Guardia Civil realizó un registro en el coche del asaltante, donde encontró, entre otras cosas, herramientas y distintos útiles para forzar cerraduras.

El antiguo papa Gregorio XVIII vive con su pareja en Monachil (Granada)desde 2016, después de ejercer como máximo mandatario de esta iglesia desde el 2011.

Exseminarista y exmilitar español, natural de Mula (Murcia), dimitió en abril del 2016, abandonando también la vida religiosa para casarse con su novia granadina, y su sucesor fue el sacerdote suizo Joseph Odermatt, anterior secretario de Estado de Gregorio XVIII, que no se encontraba en el recinto religioso en el momento del suceso.

Fuente EP Mundo La Vanguardia
Cargando...
Cargando...