Saltar al contenido
24
Dic

¡Que horror! Lo que le pasó a una turista en una estación de autobuses (Foto)

A través de su cuenta en la red social Facebook, Andrea Sicignano fue violada y brutalmente agredida hace unos días junto a la estación de autobuses del madrileño barrio de Aluche.

Esta estadounidense de 27 años contó lo ocurrido y creó una campaña de crowdfunding con el objetivo de recaudar fondos para las víctimas de abusos sexuales.

La Policía Nacional arrestó a un hombre como su presunto agresor y ella misma le ha identificado. El fin de semana del 15 y 16 de diciembre, Andrea quedó por la noche con un amigo, con el que asistió a un espectáculo de flamenco. A la salida del último bar ambos se separaron y ella se confundió de autobús para regresar a su casa.

Se bajó del vehículo al final de la línea en una zona que le resultaba desconocida. Allí también se apeó un hombre que le ofreció ayuda.

“Yo estaba perdida a las cuatro de la madrugada, y todo el transporte público había dejado de funcionar. Necesitaba ayuda y este hombre me aseguró que podría ayudarme a llegar a casa”, recuerda la joven.

Cuando Andrea intuyó que estaba en peligro y trató de huir, “el hombre se volvió violento”. “Luché y grité con toda la fuerza que pude reunir. Traté desesperadamente de alcanzar mi teléfono pero me dijo en español: ‘Tengo tu teléfono. No puedes llamar a nadie'”, continúa.

“Me golpeó en la cara una y otra vez”

“Me golpeó en la cara una y otra vez hasta que ya no pude luchar más. Ya no podía gritar. Apenas podía ver a través de la sangre que cubría mis ojos”, escribe la joven.

“Estaba segura de que me iba a matar. Finalmente cerré los ojos. Con la esperanza de que dejara de pegarme, fingí estar muerta. No sé cuánto tiempo pasó antes de que finalmente abriera los ojos, pero cuando lo hice, él había desaparecido”, agrega.

Esta chica, que acudió por su propio pie al hospital, asegura que nunca pensó que algo así podría sucederle.

“No dejaré que esto rompa mi espíritu. Esa noche no me definirá. Me niego a dejar que este hombre me despoje de mi independencia como mujer. Pero las cosas cambiarán para mí. Nunca más volveré a beber hasta el punto de bajar la guardia. Pero estas cosas horribles les pasan a las mujeres todo el tiempo. Ninguna de nosotras es invencible, y ahora lo sé”, señala.

Andrea ha creado una campaña de recogida de fondos para las mujeres víctimas de agresiones sexuales. Se siente “increiblemente afortunada”, porque su historia “podría haber terminado de forma muy diferente”. “Hablo en nombre de cualquiera que haya experimentado este infierno y en nombre de quienes sus voces han sido silenciadas. Las cosas deben cambiar”, concluye.

Fuente: 20 Minutos