Saltar al contenido
25
Dic

¡Qué horror! Mira a quienes no quieren en Harvard

El Departamento de Justicia, aseguró que la Universidad de Harvard pone en desventaja a los estudiantes de origen asiático en el proceso de selección para la matrícula.

Se valen de algo muy subjetivo, una “calificación personal” que refleja estereotipos raciales, indica el gobierno, según reporta el diario The Wall Street Journal.

La declaración se suma al proceso legal en una demanda presentada en Boston hace cuatro años contra la Universidad por una organización no lucrativa, Estudiantes a Favor de Admisiones Justas, que incluye alumnos de origen asiático a quienes les negaron el ingreso.

De acuerdo con los demandantes, Harvard les aplica estándares superiores para permitirles la entrada, en comparación con alumnos de otras razas.

“La vaga y elusiva “calificación personal” puede estar llena de prejuicios raciales contra los asiático-americanos”, escribe el Departamento de Justicia.

La respuesta de Harvard: Además de la “calificación personal”, tomamos en cuenta evaluaciones académicas, atléticas y de actividades extracurriculares. La raza es sólo uno de los factores considerados, junto con la procedencia socioeconómica y el estatus legal.

Lo que le preocupa al gobierno es que Harvard admite su tendencia a evaluar a los estudiantes asiático-americanos por debajo en el aspecto de la “calificación personal”, pero no puede explicar por qué.

Eso, dice el Departamento de Estado, representa un uso intencional y no explicado del aspecto racial en el proceso de selección, lo cual desafía decisiones de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos que exigen a las escuelas considerar la cuestión racial de manera que se garantice la diversidad.

Mientras la Universidad hace notar que la “calificación personal” toma en cuenta recomendaciones de los maestros, ensayos escritos por el alumno sobre temas personales y entrevistas de admisión, el gobierno destaca que considerar los asiático-americanos como personas menos “agradables” afecta sus posibilidades de matrícula, a pesar de sus altos índices de aprovechamiento académico.

Es la primera vez que el Departamento de Justicia desafía directamente a la Universidad de Harvard en un caso legal, pero eso era algo que podía esperarse, observa The Wall Street Journal.

Este verano, Justicia se unió al Departamento de Educación para ordenar que las escuelas adopten estándares neutrales en el tema racial, lo que echa atrás una política del gobierno de Obama que favorecía a las minorías en exámenes de ingreso.

La División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia está haciendo su propia investigación del caso de la Universidad de Harvard, y de sus resultados podría derivarse una demanda paralela.