Saltar al contenido
4
Ene

¿Qué tal? Estos detectives cobraban extorsiones en dólares

Actualizado: 04/01/2018 18:43

El 25 de diciembre se registró en el barrio Bolívar de Quíbor, municipio Jiménez el crimen de Wilson Martínez Castro (25) a quien le dispararon por la espalda luego de una discusión, su homicida escapó y Martínez Castro fue auxiliado, siendo trasladado hasta el Hospital Baudilio Lara de Quíbor, pero falleció.

La persona que lo habría auxiliado sería un Sargento Primero de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) quien además se presentó en la sede del Eje de Homicidios del Cicpc de Quíbor, indicando que la persona que le quitó la vida al hombre era su hermano y que se encontraba prófugo. La confesión por parte del castrense coincidió con lo señalado por vecinos de la víctima, aunque estos también señalaban al guardia como cómplice sin saber que habría auxiliado al hoy occiso.

La investigación que debió llevarse por parte del Eje de Homicidios del Cicpc Quíbor y debía centrarse en la búsqueda del asesino, lo que hizo fue enfrascarse en la familia del mismo, fueron dos funcionarios quienes comenzaron a presionar al castrense, lo amenazaban con incriminarlo en el homicidio a él y sus padres, pero le manifestaron al Sargento Segundo que para no hacerlo les debía dar 2 mil dólares.

El funcionario dijo aceptar y salió de la vivienda en Quíbor con la finalidad de buscar el dinero exigido por los petejotas, pero se trasladó hasta la sede del Comando Antiextorsión y Secuestro (Conas), se fue al poblado con una comisión del Conas y citaron al funcionario para entregarle los dólares, deteniendo en flagrancia al detective Deyner José Castillo Flores, quien fue puesto a orden del Fiscal 4to del Ministerio Público del estado Lara.

Una vez que se practicó la audiencia de presentación donde Castillo Flores quedó privado de su libertad por el delito de extorsión se libró la orden de captura en contra del detective Yohanderson Vegas Giménez, también involucrado en el delito de extorsión, a quien se le detuvo en la sede del Eje de Homicidios del Cicpc, pero en la sede de Barquisimeto, habrían sido sus superiores quienes lo detuvieron y pusieron a orden de la justicia.