¿Qué tal? Lo que cobran por cruzar el río Táchira hasta Colombia

El tiempo estimado en pasar el puente internacional Simón Bolívar que comunica a las localidades de San Antonio del Táchira y La Parada, es de 1:30 horas, sellar pasaporte de salida en las oficinas del SAIME implica dos días a causa de los constantes apagones y fallas de sistema.

En la estructura de 315 metros de longitud establecen cordones de seguridad para regular el paso de viajeros y compradores. Al ingreso a Colombia hay personal de Migración del país neogranadino que exige la presentación del pasaporte venezolano sellado o de la Tarjeta de Migración Fronteriza para continuar.

“Directo a Cúcuta sin documentos y en 5 minutos. Pregúnteme cómo”. Esta es la oferta de mujeres y hombres, muy jóvenes y venezolanos desde el primer punto de control de la Guardia Nacional en la avenida Venezuela de San Antonio del Táchira a menos de media cuadra de la Aduana Principal. Se ubican al lado de los uniformados a una distancia no mayor de tres metros. Desde ahí hasta el inicio de la estructura, se mezclan con transeúntes y ofrecen el servicio.

“Por solo 20.000 pesito y en cinco minutos, reina”, el hombre guía al interesado hasta el sector de La Muralla en las riveras del afluente limítrofe y de ahí atraviesan por trochas que caen al río Táchira. En las últimas semanas se han registrado fuertes precipitaciones y el agua llega hasta la cintura a quien cruza el río.

Mientras esto ocurre, una muchedumbre trata de caminar por el puente con pesados equipajes, almohadas y cobijas. A la distancia observan a los que pasan por el río haciendo equilibrio para no caerse por la fuerza de la corriente. Algunos que van en el mismo plan, ayudan a cargar algunas maletas y niños.

Desde el puente, al igual que los transeúntes, efectivos militares de la Guardia Nacional, funcionarios del Servicio Autónomo de Identificación, Migración y Extranjería, Policía Nacional de Colombia y Migración Colombia, cada quien en la parte de la estructura que le corresponde como país, tienen la misma visual del río sin embargo, se limitan a lo suyo sobre el puente.

No mojarse los pantalones ni los zapatos y no tener documentos para pasar el río cuesta 60.000 pesos, es decir, el equivalente a 20.000.000 de bolívares. El paso no es tan profundo y el interesado va sobre los hombres de un cargador.

La estructura

Quienes ofrecen la opción son el primer contacto con el interesado. Al captarlo lo llevan al sitio de partida y allí es acompañado por otra persona que lo lleva hasta la orilla del río. En ese sitio dos o más ayudan a pasar el afluente y retornan de inmediato porque del lado de la rivera colombiana, hay quien espera para guiar a la persona hasta la avenida.

Fuente EP Mundo El Nacional
Cargando...
Cargando...