Saltar al contenido

Quería convertirse en policía y murió durante el brutal entrenamiento

Murió esta madrugada, a causa de un paro cardíaco, Emanuel Garay, uno de los cadetes de 19 años que se encontraba internado tras haber sido sometido a un entrenamiento extremo en la Escuela de Policía de La Rioja.

El joven era uno de los dos cadetes que se encontraba internado con “pronóstico reservado y un seguimiento de hora a hora” en el hospital Vera Barros de la capital riojana.

Según informaron, Garay sufrió dos paros cardíacos “de los cuales pudo ser reanimado”. Pero en horas de la madrugada sufrió un nuevo ataque, con resultado fatal.

Los jóvenes habían sido internados con un severo cuadro de deshidratación, a causa de un entrenamiento extremo realizado bajo el sol y sin agua, con altas temperaturas.

Los familiares, ayer, le habían solicitado al gobernador Sergio Casas “un especialista del Hospital Italiano de la ciudad de Buenos Aires, pero las gestiones del propio gobernador no se pudieron concretar por el deceso del joven”.

Tras el hecho, el Gobierno de La Rioja decidió desplazar a la cúpula de la Escuela de Cadetes provincial.

En tanto, el otro cadete que se encontraba delicado, Luis Oropel, fue trasladado en una ambulancia por sus propios familiares a un centro médico de la ciudad de Córdoba para un “mejor tratamiento”.

Las autoridades del hospital Vera Barros habían brindado, en las primeras horas de la tarde, el nuevo parte del día sobre el estado de salud de los estudiantes indicando que “tres de ellos que permanecían en Guardia Central y en el Servicio de Clínica Médica, fueron dados de alta”.