Revisó el celular de su marido y el espanto la hizo correr a la policía

Mollie Clarke, de 21 años, revisó el teléfono de su esposo, Richard Cooper, porque sospechaba que la estaba engañando. Lo que encontró la dejó espantada.

Clarke, una mujer de de Coleraine, Co Londonderry, revisó el celular de su esposo y descubrió un secreto que acabó con su matrimonio. Su esposo filmaba a los clientes del KFC en el que trabajaba, mientras usaban el baño.

Pero en lugar de encontrar textos con otra mujer en el teléfono del joven de 25 años, descubrió imágenes enfermizas de mujeres y niños que usaban el baño del KFC.

La mujer, quien es sobreviviente de cáncer, inmediatamente acusó a su esposo, de solo 100 días, a la policía.

Cooper admitió haber registrado a los clientes de KFC, y a uno de sus colegas, en el restaurante Coleraine por su propia gratificación sexual.

Fue sólo cuando se declaró culpable en el tribunal que su esposa devastada descubrió que también había hecho un video de ella usando el inodoro en su casa.

Mollie dijo: “Me doy cuenta ahora que el hombre con el que pensé que estaba casado no existía. No lo conocí”.

Cooper se declaró culpable de cuatro cargos de voyeurismo por su propia gratificación sexual.

A principios de este mes, Antrim Crown Court escuchó cómo había ocultado su propio teléfono móvil en un contenedor negro en diferentes fechas entre diciembre de 2016 y enero de 2017.

Entre sus víctimas se encontraban un niño pequeño, una adolescente, una madre que cambiaba el pañal de un bebé y uno de sus propios colegas.

Todos los involucrados fueron identificados e informados por la policía sobre la violación de Cooper de su privacidad, incluida su propia esposa. También fue despedido de KFC y abandonado por Mollie.

Cooper salió libre de la corte después de que un juez le diera una orden de libertad condicional de dos años. También está sujeto a una orden de prevención de delitos sexuales de cinco años.

Fuente EP Mundo Azteca América
Cargando...
Cargando...