Sale a buscar madera y no regresa a su residencia

Miguel Antonio Camacho Sandoval, vigilante de 65 años, de nacionalidad colombiana, desapareció hace tres días, tras salir de su residencia ubicada en la calle 60 con avenida 102, del barrio Guaicaipuro, al oeste de la ciudad.

La esposa de Camacho, Mariana Brochero, llegó a la redacción de Versión Final para denunciar la desaparición del vigilante, quien el lunes a las 6:00 de la mañana salió de su casa para acompañar a un conocido que lo fue a buscar, para que lo ayudara a cargar una madera.

Brochero trabaja como madre procesadora en la escuela Humberto Fernández Morán, del barrio Guaicaipuro, y creyó que esa madera la iban a buscar cerca. Se fue a sus labores después de que Miguel salió con el conocido.

Detalló la preocupada mujer que Camacho estaba vestido, el día de su desaparición, con un suéter anaranjado y un pantalón marrón. Al regresar a la casa, ella se enteró de que a su marido se lo llevaron a Cerros de Marín, donde se suponía que iba a buscar la madera.

Recordó que su esposo laboró hace como un año en el sector La Lago, cerca de Cerros de Marín, como vigilante. Sin embargo, desde entonces comenzó a padecer algunas lagunas mentales. Atribuye a esta circunstancia el que se haya extraviado.

Transcurridos los días, la dama, acompañada de otros familiares, recorrió Cerros de Marín, Vereda del Lago, Hospital Central, Hospital Universitario, estaciones policiales, la morgue de Maracaibo, sin que pudieran encontrar a Miguel Antonio.

Dejó este número telefónico para quienes sepan del paradero de Camacho: 0416-2655320. Espera que las personas que lo vean reporten si lo han visto y el lugar, para salir a su encuentro, dada su condición mental.

Fuente EP Mundo Versión Final
Cargando...
Cargando...