Se aseguró de que nadie ganara los “raspaditos” y la pillan infraganti

Una empleada de una tienda de Florida al parecer pensó que había encontrado la fórmula perfecta para obtener dinero de la lotería: mantenía los boletos ganadores de “raspaditos” y vendía los que no tenían premio, aseguran las autoridades.

Pero un cliente de Circle K, en Metro Parkway, Fort Myers, notó en febrero pasado que su boleto Gold Rush Doubler tenía pequeños arañazos y eso condujo a los investigadores a la tienda donde encontraron 83 boletos con lo que llaman “micro rayones” listos para ser vendidos a clientes desprevenidos, dijo el Departamento de Lotería de Florida.

Los investigadores dijeron que la empleada Wendy Klinker supuestamente estaba raspando los billetes y se quedaba con los ganadores.

Una revisión de las cámaras de vigilancia mostró a Klinker raspando los boletos, “embolsándose los ganadores y colocando los perdedores en una pila para que los vendieran”,.

Los boletos raspados eran vendidos por hasta $20 cada uno. Los clientes dijeron que con Klinkler sus posibilidades de ganar eran cero.

Klinker fue arrestada el viernes pasado por alterar los boletos de lotería y ya está en libertad tras pagar una fianza, pero declinó hablar sobre las acusaciones.

El Departamento de Lotería dijo que todavía está investigando.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald
Cargando...
Cargando...