Se les ocurrió la peor de las ideas para sacar a los inquilinos

Nathan Martin y Bruce Steffenhagen querían sacar a los inquilinos de su garaje. Como no se iban, tuvieron una idea muy explosiva.

Un hombre de la Florida quería sacar a unos inquilinos del apartamento del garaje de su casa, de modo que le hizo caso al plan de un amigo de sacarlos usando una bomba.

Según la policía del Condado Orange, tras ser arrestados la semana pasada, Nathan Martin y Bruce Steffenhagen admitieron haber estallado dos “bombas de ácido” para crear ruido y caos.

Martin, de 38 años, está preso en la cárcel del Condado Orange acusado de lanzar explosivos.

Por su parte, Steffenhagen, de 56 años, salió en libertad luego de pagar una fianza de $15,000 y ser acusado de ser el principal sospechoso de hacer estallar un objeto destructivo.

Ambos acusados viven con el padre de 86 años de Steffenhagen, Jack Steffenhagen, en una casa de Beach Boulevard propiedad del fideicomiso en vida de Jack.

La policía acudió a la casa después que los vecinos llamaron y dijeron haber oído dos explosiones. De acuerdo con los reportes de los arrestos, Bruce Steffenhagen recibió a la policía y le dijo que había escuchado las explosiones pero no sabía de dónde venían.

Steffenhagen dejó entrar a los patrulleros al patio trasero de la casa a través del garaje. Según los reportes de los arrestos, el Equipo de Explosivos del Condado Orange junto a los rescatistas de Orange pensaron que se trataba de “bombas de ácido”, un análisis que respaldaron los materiales que encontraron en el garaje.

Una vecina dijo que escuchó las explosiones y cuando miró por la ventana de su casa vio a Steffenhagen y a otro hombre blanco en el patio.

Cuando los agentes comenzaron a interrogar a Steffenhagen, rápidamente denunció a Martin. “Bruce declaró que Nathan le pidió que no le dijera a la policía que estaba escondido en la casa, ya que hacía poco tiempo que salió de la cárcel”, escribió en el reporte el agente Robert Porteus.

El reporte también dice que Martin admitió que “Bruce estaba tratando de sacar del apartamento a dos ocupantes que vivían en él”. Los dos pensaron que una bomba de ácido los podría asustar. Martin usó papel de aluminio, ácido muriático y una botella de dos litros de Dr. Pepper para confeccionar la bomba, que lanzó al patio de un vecino después de mezcarla y agitarla.

Steffenhagen admitió que “sabía que la bomba podría asustar a los inquilinos, pero no se imaginó que podría causar un problema mayor”.

Entre los antecedentes penales más recientes de Martin se encuentran allanamiento de casa, traficar con propiedad robada y recibir dinero de un prestamista bajo falsas afirmaciones.

En el historial delictivo de Steffenhagen aparecen condenas por robo, posesión de una sustancia controlada y conducir sin licencia.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald
Cargando...
Cargando...