¡Sorpresa! El juez Kavanaugh ahora llora como una madre

El juez nominado al Tribunal Supremo, Brett Kavanaugh, parece estar acorralado y ahora flaquea. El letrado reconoció este jueves que “dijo algunas cosas que no debió haber dicho” la semana pasada en su audiencia ante el Comité Judicial del Senado junto a una de sus presuntas víctimas de abuso sexual.

“Estaba muy conmovido el pasado jueves, más de lo que nunca antes lo había estado. Quizás demasiado conmovido en algunos momentos. Soy consciente de que mi tono fue fuerte, y que dije algunas que no debí haber dicho”, reconoció Kavanaugh en una carta publicada por el The Wall Street Journal.

“A veces, mi testimonio, tanto en la declaración inicial como en respuesta a las preguntas, reflejó mi abrumadora frustración por haber sido acusado erróneamente, sin corroboración, de una conducta horrible completamente contraria a mi pasado y a mi carácter”, explicó el magistrado.

“Mi testimonio en la audiencia fue fuerte y apasionado. Eso es porque niego fuerte y apasionadamente las alegaciones en mi contra”, agregó Kavanaugh.

Kavanaugh expresó su esperanza de que “todo el mundo pueda entender” que estaba testificando “como hijo, esposo y padre”, además de juez.

“Testifiqué con cinco personas principalmente en mi mente: mi madre, mi padre, mi mujer, y sobre todo mis hijas”, afirmó.

“Soy un juez independiente, imparcial”, dice el titular de la pieza de opinión que escribió para el diario el candidato de 53 años.

“Yo no decido casos basado en preferencias personales o políticas. No soy un juez pro-demandante o pro-defendido (…) Soy un juez pro-ley”, escribió el candidato.

Fuente EP Mundo Infobae
Cargando...
Cargando...