Tétrico: Once días abandonada en un depósito de cadáveres

Megija Bogdanivoca, Maggie, fue encontrada muerta en la aldea quirosana de Eros, en Asturias, donde vivía temporalmente. La joven de 20 años, estudiante de medicina en una universidad letona, al parecer se suicidó a finales de abril, tomando una infusión de hojas de tejo, altamente tóxicas. Su cuerpo, 11 días después sigue abandonado sin que los familiares hayan venido a repatriar sus restos.

La muerte de Megija Bogdanivoca, conocida por los vecinos de la aldea asturiana como Maggie, sobresaltó a los escasos habitantes, según ha publicado La Nueva España.

Su cuerpo sin vida fue hallado el pasado 30 de abril en la casa de una familia danesa en la que vivía temporalmente desde hacía apenas unas semanas.

Los dueños no estaban y ella estaba sola. Una vecina, extrañada de no verla se acercó a saludarla y encontró su cadáver, que no presentaba sin signos de violencia.

Las primeras hipótesis eran de muerte natural, pero la autopsia reveló que la fallecida ingirió hojas de tejo, que contienen un potente veneno, posiblemente en forma de infusión.
En Asturias este árbol es una especie protegida y es muy conocida la toxicidad de sus hojas.

El cuerpo abandonado en el depósito

Las autoridades informaron el 1 de mayo a su familia, en Riga, del fallecimiento de  Megija Bogdanivoca y se esperaba que llegaran esta semana.

Sin embargo, el cuerpo de la joven sigue en el depósito del Instituto de Medicina Legal sin que sepan cuándo llegará algún familiar a Asturias que se haga cargo de la repatriación de los restos.
De momento nadie ha reclamado el cuerpo.

El tejo y sus peligrosos efectos

La ingestión de las bayas de Tejo o de sus hojas puede provocar inicialmente náuseas, provocando posteriormente somnolencia y una caída de la tensión hasta llevar al coma. Posteriormente comienzan las arritmias que lleva al paro.

Fuente EP Mundo Cuatro
Cargando...
Cargando...