Tirador desquiciado desencadena el infierno en iglesia rusa

Un individuo mató este domingo a cinco mujeres en Rusia, al disparar con una escopeta de caza contra una multitud que celebraba el último día del carnaval ruso, y en la que había un grupo de fieles que salían de una iglesia.

El suceso ocurrió en la ciudad de Kizliar, situada en la república federal rusa norcaucásica de Daguestán, en el sur del país. El atacante también murió, al ser abatido por disparos de agentes de la Guardia Nacional rusa.

Cuatro de las mujeres que perdieron la vida —todas ellas, fieles que regresaban de la iglesia— murieron en el tiroteo, mientras que la quinta falleció en el hospital.

Además, al menos cinco personas resultaron heridas, entre ellas, “una mujer, un policía y un miembro de la Guardia Nacional”, según informó un portavoz del Ministerio del Interior de Daguestán, que añadió que el estado de dos de estos heridos continuaba siendo “grave”.

Reivindicación de Estado Islámico La Alcaldía de Kizliar identificó posteriormente al atacante como Jalil Jalilov, de 22 años de edad y residente en la localidad de Rasvet, según informó la agencia rusa de noticias Sputnik. Estado Islámico reivindicó la autoría del tiroteo, si bien no presentó pruebas que respalden que Jalilov era miembro del grupo yihadista.

Según algunas informaciones, el atacante llegó al lugar del ataque acompañado por su pareja, que no obstante abandonó el lugar cuando comenzaron los disparos. El párroco de la iglesia cuyas fieles murieron en el ataque relató al portal RBC que el suceso tuvo lugar después de una misa, “cuando la gente empezó a salir”.

“Nada más escuchar los disparos fuimos a cerrar las puertas para que [el atacante] no pudiera entrar. Llevaba un rifle y un cuchillo”, dijo el padre Pável.

Fuente EP Mundo 20 minutos
Cargando...
Cargando...