Tremendo giro dio el caso de la joven asesinada por un celular

Las investigaciones adelantadas por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en torno al asesinato de la estudiante de la Universidad Católica del Táchira, Karla Romero Quintero, apuntarían a que presuntamente se trató de un sicariato, con móvil pasional.

La presunción -dijo una fuente relacionada a las averiguaciones de manera extraoficial- se deriva de las características propias del hecho, correspondientes a una muerte por encargo, no a un robo o atraco, además del resultado de otras indagaciones que se han practicado, reseñó La Nación Web.

Dijo por otra parte que la tesis que se maneja es un triángulo amoroso, en el que estaba implicada la estudiante de Derecho de la UCAT.

La muchacha fue asesinada de tres balazos en la cabeza, este miércoles al mediodía, agregó la fuente.

Sin embargo, la primera impresión que tenían los investigadores del Cicpc al llegar al sitio era de que se trató de un homicidio por resistencia al robo, pero al analizar la escena del crimen, la percepción cambió.

Y efectivamente, más tarde, el mismo miércoles, surgió otra posibilidad, cuando se tuvo conocimiento de que el asesinato de Karla quedó grabado en una cámara de seguridad instalada en el sector y que daría cuenta que la chica, al ver al hombre que luego la mató, salió corriendo, se cayó en plena calle y allí, sin ninguna contemplación, fue donde el sujeto le disparó en la cabeza. Posteriormente tomó el celular de la chica y huyó con un cómplice que le esperaba en una moto.

Fuente EP Mundo El Cooperante
Cargando...
Cargando...