Trucos para tener una vida feliz y sin arrepentimientos

Nuestros hogares son una extensión de lo que somos: lo que hacemos dentro de las paredes de nuestras moradas da forma a nuestro estado de ánimo, afecta nuestra productividad e influye en nuestra visión de la vida.

Los estudios científicos han demostrado que podemos tener un impacto en nuestra felicidad mediante el ajuste de los pequeños hábitos y rutinas que constituyen nuestra vida cotidiana; de hecho, tenemos el control de nuestra visión de la vida.

Es sorprendente cómo algunos ajustes a nuestros hábitos diarios pueden convertirse en un catalizador para un cambio significativo y positivo.

1. Haz tu cama

Esta tarea de tres minutos es uno de los hábitos más simples que puedes adoptar para impactar positivamente en tu felicidad.

2. Traer todas las habitaciones a “listo”

Es un hecho conocido: el desorden causa estrés; el orden crea un refugio de eso. Esta rutina para mejorar el estado de ánimo es simple: toma unos tres minutos para que cada habitación vuelva a estar “lista” antes de partir. (A menos que tengas un niño pequeño o un compañero que simule terremotos, tres minutos deberían ser suficientes).

3. Mostrar artículos sentimentales

Una razón por la cual las experiencias (y los recuerdos de esas experiencias) nos hacen más felices que las cosas materiales se debe a todo el ciclo de disfrute que proporcionan las experiencias: planear la experiencia, esperar la experiencia, disfrutar la experiencia y luego recordar la experiencia. Haga de su hogar una galería de recuerdos positivos.

4. Comienza un diario de gratitud de una línea por día

Antes de ir a la cama, simplemente anota un recuerdo feliz de ese día. (Si tienes hijos, puede preguntarles: “¿Cuál fue la mejor parte de hoy?”) La reflexión es una parte importante de la felicidad, y detenerse a reflexionar sobre un evento positivo de cada día genera gratitud.

5. Si no puedes salir de esa tarea, entra en ella

Este consejo viene de The Happiness Project: Los platos no se van a limpiar solos, entonces los fregarás, y te gustará. Siente la calmante agua tibia en tus manos. Disfruta el cosquilleo de las pequeñas burbujas. Mueve tu lista de música favorita a un volumen alto, y finge que amas fregar. (Se puede bailar un poco mientras friegas)

6. Antes de levantarte, establece una intención para el día

En The Art of Happiness, Dalai Lama dice: “Todos los días, piensa cuando te despiertas: hoy soy afortunado de estar vivo, tengo una preciosa vida humana, no voy a desperdiciarla”. Caramba. Qué sabio. Hay quien tiene a despertar con una fuerte reacción visceral que dice: “Atención, seres humanos: tengan miedo de mí antes del café”.

Establecer una intención diaria hace una gran diferencia. Tu intención diaria podría ser algo así como” ser productivo “o” disfrutar de los deliciosos momentos de hoy “o podría ser algo más específico como” dar gracias a mis seres queridos hoy “. Pero no debería ser “otra tarea para hacer”.

7. Haz pequeños favores para tus compañeros de casa, sin esperar nada a cambio

Eso es correcto: ¡nada! Ni siquiera las gracias! Corta el césped para tu esposo, pero no esperes que te dé palmadas en la espalda. Prepara la cama para tu esposa, pero no trates de obtener puntos de bonificación por ello. Saca la basura de tu compañero de cuarto, solo porque sí.

La capacidad de cultivar relaciones fuertes y saludables es uno de los principales factores que contribuyen a la salud y la felicidad, pero cuando se comienza a mantener un puntaje, se pierde el beneficio. Es un hecho bien conocido: cuando haces el bien, te sientes bien.

8. Llama al menos a un amigo o familiar por día

Puede hacer esto mientras limpias, mientras haces la cama o mientras paseas al perro. Textos y correos electrónicos no cuentan! Haz una llamada real a un ser querido, solo para conversar y ponerse al día. Los humanos somos seres sociales y los estudios demuestran que incluso cuando no tenemos ganas, incluso si somos naturalmente introvertidos, socializar con nuestros seres queridos nos hace sentir mejor.

9. Gasta dinero en cosas que cultivan experiencias en casa

Ahorra dinero para una nueva parrilla para fiestas o un nuevo DVD para la noche familiar de películas, algo que te alentará a tener a la gente entretenida. Planea una barbacoa de verano, invita a tus amigos más cercanos, relájate y diviértete. Y no te olvides de las fotos para recordar los buenos tiempos.

10. Dedica unos minutos cada día a conectarte con algo más grande que tú

Cualesquiera que sean tus creencias espirituales, o si no las tienes, muchos estudios muestran que la conexión con un poder superior se correlaciona con la felicidad. Solo dar un paso atrás para darnos cuenta de que somos parte de un enorme universo, o mirar una noche estrellada, o disfrutar de una fuerte tormenta, puede aportar cierta perspectiva.

Antes de ir a la cama, dedica unos minutos a contemplar algo más grande que tú. Da un paseo al aire libre. Escribe en un diario. Crea un espacio sagrado en tu hogar.

O si la espiritualidad no es lo tuyo, crea un spa en casa: enciende algunas velas, toma un baño caliente, busca un buen libro… ¿ya te sientes mejor?

Fuente EP Mundo El Diario de NY
Cargando...
Cargando...