Trump propone una dura decisión a los ilegales (Detalles)

El gobierno del presidente Donald Trump está desarrollando un plan que está lejos de ser apreciado por sus detractores.

El nuevo proyecto dará a los padres detenidos al cruzar ilegalmente la frontera una opción difícil: quedarse detenidos con sus hijos en un campamento de tiendas de campaña o entregar la custodia de sus hijos al gobierno, al menos temporalmente, según dos fuentes que han discutido los planes con funcionarios del gobierno.

La propuesta se estudia como parte de una solución redactada a la carrera para cumplir el decreto presidencial de la semana pasada que eliminó la política del gobierno de separar a los padres e hijos arrestados en la frontera.

Salida complicada

La idea es una forma de esquivar un importante obstáculo jurídico que impiede que Trump implemente totalmente su orden ejcutiva de mantener a los padres e hijos detenidos durante los procedimientos judiciales. Las leyes en vigor prohíben al gobierno federal mantener a los niños detenidos, incluso con sus padres, durante más de 20 días.

Pero si un padre no desea que liberen a su hijo y se lo quiten, entonces el llamado acuerdo Flores indica que el padre puede mantener la custodia del menor. Más de 2,000 niños latinoamericanos han sido colocados en albergues o casas de acogida desde que el gobierno de Trump implementó su política de “cero tolerancia”.

Los críticos dijeron que consdieran la propuesta moralmente débil pero los partidarios alegan que hay ventajas en mantenerse en detención si los solicitantes de asilo tienen una reclamación legítma, y dicen que así no solamente la familia se mantiene unida sino que los casos avanzan mucho más rápido y hay mayores probabilidades de una respuesta más rápida.

“Si cooperan, entonces tenemos más flexibilidad”, dijo Jessica Vaughan, directora de Estudios de Políticas del Centro de Estudios de Inmigración, que defiende leyes de inmigración más estrictas. “Esto pudiera facilitar en algo las cosas [para los inmigrantes]. No podemos detenerlos a menos que lo acepten. Y van a tener que decidir si eso es importante para ellos”.

El gobierno tiene que distinguir entre los inmigrantes que vienen a Estados Unidos ilegalmente y los que tienen razones legítimas para solicitar asilo. Cruzar la frontera ilegalmente es un delito menor que puede llevar a la deportación, algunas veces con rapidez. Pero las solicitudes de asilo tienen que investigarse.

La orden ejecutiva de Trump, firmada el miércoles, instruye al Departamento de Seguridad Nacional que mantenga a las familias detenidas pero no separe a los hijos de los padres durante los procedimientos judiciales.

La orden ejecutiva instruye al secretario de Justicia Jeff Sessions a que trate de modificar el acuerdo Flores, de 1977, para mantener a las familias juntas, algo que el presidente Barack Obama trató infructuosamente en su momento.

Contra la pared

“Quieren quitarle a las madres la autoridad para poder decir que quieren que liberen a sus hijos”, dijo Peter Schey, el abogado que representó a las madres en el caso Flores. “Quieren eliminar eso y decir: ‘No, olvídese, el menor tiene que estar detenido con usted hasta el final’ “.

Schey dijo que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ya puede detener a padres e hijos juntos si los padres no quieren que liberen a los menores. Agregó que los padres tienen que entender y que les informen que tienen opciones.

“Ni la redacción ni la intención de nada en el acuerdo Flores impide a un padre mantener su autoridad sobre los hijos”, dijo Schey. “Nunca pensamos en usurpar ese poder de decisión, que respetamos mucho”.

El Departamento de Defensa está trabajando con el gobierno federal para levantar ciudades de tiendas de campaña para albergar a miles de inmigrantes en bases militares en varios estados, reportó McClatchy hace dos semanas. El Pentágono ha dicho que planea albergar 20,000 niños migrantes en cuatro bases, pero fuentes han dicho a McClatchy que el gobierno estudia mantener a los padres detenidos también en esas ciudades.

El gobierno no respondió a preguntas sobre el plan, pero ha dicho repetidas veces que los niños reciben excelentes cuidados y servicios en estructuras semipermanentes y permanentes, como servicios médicos, actividades recreativas y áreas para comer y bañarse.

Clara Long, investigadora estadounidense de la organización de derechos humanos Human Rights Watch, dijo que no importa si están con sus padres, no debe detenerse a los menores.

“Es algo solapado y cruel”, dijo. “La opción entre mantener a los menores en una ciudad de tiendas de campaña, en una base militar o quitárselos a los padres es increíblemente coercitiva”.

Long y otros dicen que el estrés de separar a los hijos de sus padres puede provocar daños mentales serios, igual que el estrés de la detención indefinida aunque sea con los padres.

Proyectos anteriores

Obama también tuvo que hacer frente al problema cuando implementó la práctica casi abandonada de la detención de familias después que miles de inmigrantes salvadoreños, hondureños y guatemaltecos abrumaron la frontera con México mientras huían de la violencia y la pobreza.

En el 2015, Sonia Hernández, quien fue detenida con su hijo de 3 años en un centro de detención en Karnes, Texas, dijo a legisladores que estudiaban las consecuencias psicológicas de la detención familiar que no pensaba que su hijo iba a olvidar nunca el recuerdo del tiempo que pasaron en el campamento de detención.

“Mi hijo de 3 años siempre me dice: ‘Mamá, estoy aquí,”, dijo la mujer. “No se aleja de mí para nada y me pregunta si vamos a regresar al Salón 108?”

La jueza federal de distrito Dolly Gee, de California, detuvo esa práctica cuando falló en el 2015 que la política de detener a las familias juntas infringía partes del acuerdo Flores, firmado 20 años antes.

El gobierno de Trump reconoce los retos de implementar la orden ejecutiva a tenor de la letra del acuerdo. “Eso no se puede hacer”, escribió Chad A Readler, subsecretario de Justicia, en una moción presentada al tribunal con el objetivo de modificar el acuerdo.

En la propuesta del gobierno de Trump, los padres pueden cambiar de opinión en cualquier momento y los menores serían liberados, para entonces ser entregados al Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHH), que los colocarían con un familiar o patrocinador aprobado. No está claro qué sucedería si los padres vuelven a cambiar de idea y quieren que les devuelvan a sus hijos.

Propuesta contundente

Trump insiste en que su política de cero tolerancia sobre el cruce ilegal de la frontera sigue en vigor.

“Si se elimina la tolerancia cero, cualquiera puede venir ahora mismo”, dijo Trump durante una reunión del gabinete el jueves. “Si eso es así, sería una ola como nunca hayamos visto”.

Vaughn dijo que la propuesta da al gobierno y a las familias más opciones. Y no está claro qué fuerza tendrían algunas de las solicitudes de asilo de las familias. Pueden decidir regresar a sus países cuando se den cuenta que probablemente no van a conseguirlo. Una de las metas, dijo Vaughn, es facilitar la situación de los que sí tienen casos fuertes de asilo.

Pero es muy probable que la mayoría pierda sus casos. Solamente 20 por ciento, 10,690 solicitudes de asilo, fueron aprobadas en el 2017. Y aunque una gran mayoría de los solicitantes prueban que tienen un temor creíble de regresar a sus países, no todos se someten a todo el proceso.

Menos 40 por ciento de los inmigrantes que en el 2017 se determinó que tenían un temor creíble de regresar a sus países siguieron adelante con el proceso de asilo. Este año, en el 2018, la cifra es solamente 15 por ciento.

“Pienso que todos pueden concordar en que mientras más rápido se procesen los casos, es mejor para todos”, dijo Vaughn, “excepto para los que están tratando de aprovecharse del sistema”.

Fuente El Nuevo Herald
Cargando...
Cargando...