Saltar al contenido
25
Jun

¡Última ahora! Aparecen los cuerpos de los tres periodistas

Actualizado: 25/06/2018 16:14

La búsqueda e investigación llegó a su fin pero deja un sabor amargo para la comunidad de prensa. Se confirmó que los cuerpos hallados el pasado 21 de junio, en la zona rural de Tumaco, en la frontera entre Colombia y Ecuador, corresponden al del equipo de prensa de El Comercio.

La información fue liberada este lunes por el Fiscal General de Colombia, Néstor Humberto Martínez, quien precisó que los cadáveres fueron identificados como Javier Ortega (periodista), Paúl Rivas (fotógrafo) y Efraín Segarra (conductor), secuestrados el pasado 26 de marzo en Mataje.

Martínez detalló que hay un cuarto cuerpo que no ha sido identificado. Los familiares de las víctimas retornarán a Ecuador este miércoles, luego que se cumplan los trámites necesarios para su repatriación.

Los mecanismos de identificación por parte de los especialistas de Medicina Legal incluyeron los rasgos morfológicos, el análisis de las piezas dentales y las pruebas genéticas de ADN, detalló una de las familiares.

Canje fallido

El jueves pasado, el presidente saliente de Colombia, Juan Manuel Santos, informó sobre el hallazgo de los cadáveres y aseguró que las víctimas habían sido secuestrados y asesinadas por Walter Patricio Aizala, alias ‘Guacho’, jefe de las disidencias de las Farc, en la vereda Mataje (provincia de Esmeraldas, Ecuador).

Los periodistas se encontraban en la zona como parte de una cobertura sobre los enfrentamientos entre la fuerza pública y los reductos de la insurgencia guerrillera.

El 3 de abril se dio a conocer la única prueba de vida de los tres trabajadores de El Comercio, a través de un video publicado por un medio de comunicación colombiano. En ese material había un mensaje para el Gobierno:

“Señor presidente Lenín Moreno, en sus manos están nuestras vidas: ellos lo que quieren es el intercambio de sus tres detenidos en Ecuador y la anulación del convenio que tienen Ecuador y Colombia para acabar con el terrorismo”.

El 12 de abril, luego de darse a conocer unas fotografías en las que presuntamente se podían observar los cadáveres de los secuestrados, el presidente Moreno dio un ultimátum de 12 horas a los captores para entregar pruebas de vida.

Transcurridas las 12 horas del ultimátum, el 13 de abril, el mismo mandatario informó sobre el asesinato del equipo periodístico.