Saltar al contenido
atropellados
2
Ene

Un loco al volante los mata cuando se daban el “feliz año”

Actualizado: 02/01/2018 12:10

A las 6:00 de la mañana del primer día del año, se registró una tragedia en plena vía principal del barrio Villa Esperanza, sector Pomona de Maracaibo.

Se trata de un hombre, quien a bordo de un vehículo Kia Rio, placas AK926DA, color azul, arrolló a dos personas que se daban el feliz año nuevo, en la referida dirección. Las víctimas respondían a los nombres de Emilio Ramírez, de 60 años y María Francisca Manzanilla, de 59, esta última de profesión enfermera.

El chofer del Kia Rio, bajo los efectos del alcohol, iba sentido centro-sur, a una velocidad no menor de 100 kilómetros por hora.

Luego de esquivar un autobús que estaba en frente, impactó el vehículo contra el hombre y la mujer, dejándolos muertos en el sitio.

El cuerpo de la dama quedó tendido en el pavimento a pocos metros del Kia Río, mientras que el cadáver del sexagenario se elevó a unos cuatro metros, cayendo dentro de un terrreno cercado.

Por su parte, el conductor recibió un golpe en el pecho con el volante de su carro, sin embargo, logró huir en un bus que iba pasando, junto a otras tres personas que lo acompañaban.

María Francisca, residente del sector, había salido temprano en la mañana para tomar un carrito que la llevara al Hospital Chiquinquirá, donde trabajaba como enfermera.

Estando en la parada, su vecino, Emilio se le acercó para saludarla y darle el feliz año nuevo, pero los buenos deseos no se consumaron, ya que a los pocos minutos fueron sorprendidos por la muerte al ser atropellados.

Invadido de dolor, rabia y llanto, el hijo de María Francisca comentó que él le había pedido a su mamá que no fuera a trabajar, que se quedara en casa, pero la mujer omitió el consejo y decidió salir y cumplir con el deber, el primer día del año.

El joven señaló que era hijo único y que del asesino de su madre, solo se sabe que se llama Francisco, según los comentarios de algunos vecinos, quienes oyeron a uno de sus acompañantes decir: “Francisco que hiciste, los mataste”.

De Ramírez se conoció que tenía un negocio de comida rápida en la zona, llamado Mi Fortuna, ubicado justamente frente al lugar de la lamentable tragedia.

Finalmente, una comisión del Cicpc llegó al lugar del suceso para realizar el levantamiento de ambos cadáveres, los cuales fueron trasladados a la morgue forense de LUZ.