Saltar al contenido
9
Jul

Una aplicación dejó en evidencia peligrosos secretos militares

Decenas de ubicaciones sensibles (bases militares e instalaciones nucleares), así como datos personales de 6.460 usuarios de la aplicación de ‘fitness’ Polar fueron revelados al público, de acuerdo a una investigación conjunta realizada por el portal Bellingcat y la plataforma de periodismo danesa De Correspondent.

Al analizar el mapa de actividades globales, disponible para cualquier usuario, los investigadores lograron encontrar sin dificultad los datos sobre las actividades físicas de los usuarios registrados en la aplicación desde 2014.

Alrededor del 90 % de los 6.460 usuarios analizados incluían en sus perfiles sus nombres, enlaces a sus perfiles en redes sociales o su lugar de residencia, una información que facilita localizar su dirección actual.

¿Qué datos sensibles encontraron los investigadores?

Entre los usuarios de la ‘app’ se detectaron empleados de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA) y del FBI, así como del Servicio de Inteligencia Militar holandesa (MIVD) y del Departamento Central de Inteligencia rusa (GRU).

Desde militares especializados en seguridad cibernética y vinculados con la defensa y los servicios de inteligencia hasta personal que sirve en submarinos pudieron ser localizados gracias a los datos disponibles públicamente en Polar.

En su investigación, los integrantes de Bellingcat y De Correspondent fueron capaces de localizar también a militares destinados en bases donde se almacenan –o se sospecha que se almacenan– armas nucleares y a personal que trabaja en plantas nucleares.

Otros datos revelados incluían la presencia de estadounidenses en la Zona Verde de Bagdad, de militares en la bahía de Guantánamo, tropas estacionadas cerca de la frontera norcoreana, soldados rusos en Crimea y pilotos de aviación que participan en la lucha contra el Estado Islámico.

Hasta se pudo descubrir a personal militar occidental en Afganistán y en distintas bases de Oriente Medio, el sur de Asia y África, así como la ubicación exacta de individuos que trabajaban en agencias de inteligencia y embajadas.

¿Qué dice Polar al respecto?

En un comunicado emitido el pasado viernes, la compañía de tecnología deportiva anunció la suspensión temporal de la función Explore, el mapa de actividades globales de su aplicación Polar Flow, por la aparición en dominio público de “ubicaciones potencialmente sensibles”.

Al mismo tiempo, desde la empresa subrayaron que no se ha producido una filtración, ni tampoco una brecha de privacidad, y aseguraron que la gran mayoría de sus clientes tienen perfiles privados predeterminados, con sesiones privadas, y no se han visto afectados.

“Mientras la decisión de incluir y compartir las sesiones de entrenamiento y datos de localización GPS es elección y responsabilidad del cliente, somos conscientes de que ubicaciones potencialmente sensibles están apareciendo en dominio público y hemos tomado la decisión de suspender temporalmente el Explore API”, señalaron en Polar.