Saltar al contenido

Venezuela se dolariza poco a poco y estas pueden ser las consecuencias

Una pequeña parte de la población ya está utilizando divisas como sustitución del bolívar ante la pérdida de su valor por la hiperinflación, pero hasta que sea una política de Estado, el alza galopante de los precios no se detendrá, opinó este viernes el economista Leonardo Vera.

Explicó, durante una entrevista en el Circuito Éxitos, que los venezolanos con este tipo de acciones solo buscan no seguir “erosionando” el poder adquisitivo de sus ingresos:

“Es una realidad que mientras el Gobierno no oficialice la circulación de otra moneda, la gente la va a ir utilizando paulatinamente como método de defensa”, aseveró.

Reiteró que las transacciones en dólares u otras monedas pueden combatir la crisis, pero si estas va acompañadas de políticas económicas bien estructuradas por parte del Gobierno nacional.

Consideró que mientras el bolívar siga presente en el sistema monetario, cualquier dolarización aislada no surtirá efectos sobre la hiperinflación.

En tanto, para el economista Ronald Balza, el dilema no es la moneda nacional sino su relación con los precios y la causa que la provoca:

“El problema no es el nombre de la moneda, es cambiar las políticas que hacen que la moneda pierda valor”, opinó.

“Los precios suben tanto que parece que los bolívares no valen nada (…) el problema es cuando nadie recibe los billetes. El bolívar todavía compra algo, no es una moneda condenada, el problema es la percepción que tiene la gente sobre el bolívar”, argumentó.

Por último, coincidió que una dolarización puede ser un salvavidas siempre que esté ligada al ataque a la fuente de hiperinflación.