Saltar al contenido
5
Jul

Visitaba a sus abuelos y encuentra algo inesperado

Actualizado: 05/07/2018 13:12

La policía escocesa detienen en la remota y minúscula isla de Bute (Escocia), de solo 122 kilómetros cuadrados y unos 7.200 habitantes, a un hombre como presunto autor del asesinato de Alesha MacPhail, que tenía seis años.

La niña se encontraba visitando a varios familiares, entre los que estaban sus abuelos y su padre, en esta isla situada al este de Escocia.

Su cadáver fue hallado este lunes en una zona boscosa cercana al municipio de Rothesay —la principal localidad de Bute—, un territorio tranquilo que cuenta con apenas 4.900 habitantes.

La muerte de la pequeña ha conmocionado a esta nación del norte de Reino Unido. Este mediodía, la policía se había incautado de varios bienes, entre los que hay un vehículo, con el fin de tratar de esclarecer la investigación, según informa la BBC.

Los agentes confirmaron este martes que el cadáver hallado el lunes en una zona boscosa pertenece a la pequeña.

Su cuerpo fue localizado cerca de la calle de Ardbeg, donde viven sus abuelos. La desaparición de MacPhail había sido denunciada por su abuela en la madrugada anterior, la del lunes, sobre las 6.25.

“El superintendente detective Stuart Houston: ‘¿Has visto a alguien actuar sospechosamente en las cercanías de la calle Ardbeg, donde [MacPhail] estaba la noche del domingo, en las primeras horas del lunes, cuando fue hallado el cuerpo de la niña? Por favor, contacta con nosotros”, escribió este martes la cuenta oficial de la Policía de Escocia en un tuit.

Los agentes de Bute han llevado a cabo este miércoles consultas e interrogatorios de puerta en puerta. Además, han advertido a los residentes de que deben cerrar con llave las entradas de sus casas.

Transcendió el arresto de un sospechoso. Por el momento, se desconoce la causa de la muerte de la niña.

“Nuestra prioridad absoluta es detener a la persona responsable de este acto horrendo tan rápido como sea posible”, dijo a los periodistas el superintendente detective Stuart Houston, antes de que trascendiera el arresto de un sospechoso.

“Incidentes como este son extremadamente raros, pero aún estamos en la primera etapa de la investigación y le pedimos a la gente que vigile a sus hijos y también la seguridad de su hogar. La comunidad isleña tiene que unirse en momentos como este”, añadió Houston.

Varios agentes de otros puntos de Escocia han llegado estos días a Bute para ayudar en las tareas de investigación del caso.

Además, hay varios policías patrullando por la isla las 24 horas del día. Bute pertenece al conocido como Firth of Clyde, de fácil acceso desde la isla de Escocia a través de un ferri, en un trayecto que dura 35 minutos desde Wemyss Bay, en Inverclyde.

Alesha MacPhail llevaba unos días de vacaciones en Bute, lugar donde pretendía pasar unas tres semanas de vacaciones de verano.

Se hospedaba con su padre, Rab MacPhail, y sus abuelos, Angela y Calum King. En la madrugada de este pasado lunes, su abuela informó de su desaparición a través de un post en Facebook.

Menos de tres horas después, a las nueve de la mañana, su cuerpo fue hallado en un bosque, a apenas 800 metros de la casa de sus abuelos, en una zona donde antes había un hotel, el Kyles of Bute Hotel.