¡Vivitos! Utilizaron orina para ganar una millonada en dólares sucios

Veían las muestras de orina como una fuente inagotable de dinero. Pero la trampa al final les salió mal. Hamilton Wayne, de 40 años y Justin Morgan Wayne, de 39 años, junto a la compañía Smart Lab LLC han sido sentenciados este miércoles por cometer un fraude millonario a los seguros médicos a través de centros de tratamiento de adicciones a alcohol y drogas y laboratorios clínicos, informó la Fiscalía del Distrito Sur de la Florida.

De acuerdo con documentos judiciales, Smart Lab LLC fue establecida por H. Wayne, quien era su CEO y J. Wayne, quien fungía como Director de Operaciones. La compañía realizaba análisis de orina para detectar drogas. El esquema de fraude incluía pruebas innecesarias y sobornos a individuos y entidades que remitían a pacientes a Smart Lab LLC para cobrarle a los seguros médicos.

Para lograr sus objetivos, H. Wayne, J. Wayne y quienes conspiraron con ellos realizaban pruebas duplicadas a los pacientes “médicamente innecesarias y muy costosas”.

“Los propietarios del centro de tratamiento exigieron que los pacientes asegurados se sometieran a pruebas de detección de drogas aproximadamente tres veces por semana”, aseguró la Fiscalía en un comunicado.

H. Wayne y J. Wayne eligieron no cobrar copagos obligatorios y deducibles de manera que los pacientes no sintieran afectadas sus finanzas.

Smart Lab, con sede en Palm Beach Gardens, tendrá que pagar junto a J. Wayne y H. Wayne $2,897,389.50 en restitución a las víctimas de sus delitos. Además H. Wayne cumplirá 63 meses de prisión y su compañero J. Wayne 46 meses de prisión.

H. Wayne tendrá además que pagar $954,344 al programa TRICARE por su participación en otro caso de fraude, y una multa de $50,000. J. Wayne deberá desembolsar $20,000 por separado en reparación a las víctimas del fraude a los seguros médicos.

Lanny Fried, una de las principales representantes de ventas de Smart Lab, tenía un acuerdo con esa compañía y recibía comisiones de aproximadamente el 50 por ciento de los reembolsos de seguros para las instalaciones de tratamiento de abuso de sustancias que refieriera a la compañía, informó la Fiscalía.

En realidad estás comisiones eran sobornos disimulados por la remisión de pruebas de drogas médicamente innecesarias. Desde 2005 hasta 2017, Smart Lab pagó a Fried más de $600,000. Estos pagos provinieron del producto del fraude de atención médica, según el comunicado.

Fried reclutó a amigos y socios de negocios para participar en actividades similares. Estas personas firmaron acuerdos de empleo con Smart Lab que pretendían convertirlos en “representantes de ventas”.

“Estos acuerdos se utilizaron para que pareciera que los fondos pagados a Fried y otros eran para servicios prestados. Los contratos de trabajo fueron creados para ocultar el verdadero propósito y el destinatario de los pagos. Fried y los otros involucrados no realizaron ningún servicio real para Smart Lab y se les pagaron ‘comisiones’ de los ingresos por el fraude de atención médica. Estos fondos fueron luego desembolsados a otros, según las instrucciones de Fried”, explicó la Fiscalía.

Lanny Fried enfrentará una sentencia judicial el próximo 29 de noviembre.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald
Cargando...
Cargando...