Saltar al contenido
sanciones a Venezuela
10
Ene

¡A detalle! Por esto Maduro está usurpando el poder

Actualizado: 10/01/2019 13:19

Desde este 10 de enero Nicolás Maduro Moros seguirá «usurpando» la presidencia de Venezuela, tal como lo viene haciendo desde 2013, de acuerdo a la opinión del profesor universitario de derecho constitucional, Nelson Chitty La Roche. Desde ahora Venezuela afronta una “usurpación continúa de poder”, aseguró el experto.

Ello, debido a que las elecciones presidenciales realizadas el 20 de mayo de 2018 estuvieron repletas de vicios y sus resultados no fueron reconocidos por diversos sectores del país ni por la comunidad internacional.

“Maduro es un ilegítimo, un usurpador desde el comienzo”, sostuvo Chitty La Roche.

En este sentido el académico de la Universidad Central de Venezuela (UCV) recordó que en los comicios presidenciales de 2013, luego del fallecimiento del presidente Hugo Chávez, también hubo un sin número de irregularidades. La diferencia entre usurpación y vacío de poder es muy clara para Chitty La Roche. Explicó que en este caso no hay vacío de poder porque a pesar de todas las irregularidades que se pueden enumerar, hay alguien ejerciendo el cargo de presidente de la República.

“No se trata de un vacío de poder porque en Miraflores hay un señor llamado Nicolás Maduro que ejerce el cargo aunque no fue electo conforme a los parámetros constitucionales o legales”, apuntó.

“Él viene usurpando el cargo desde siempre, incluso desde 2013 y desde que la Asamblea Nacional le declaró el abandono del cargo. En conclusión, se puede abrir un amplio expediente contencioso referido no solo a la falta de cualidad para el ejercicio del cargo sino ante la falta de legitimidad de origen”.

juramentación de Maduro 2019
Maduro asumió la presidencia de Venezuela este 10 de enero.

Chitty La Roche, quien tiene además una amplia experiencia parlamentaria, dijo que aquellos que mantienen la tesis del vacío de poder lo hacen con la esperanza de encontrar dentro del texto constitucional alguna interpretación que les permita articular acciones y actuar en consecuencia.

“Pero la Constitución Nacional no regula ningún supuesto. El texto constitucional regula hechos concretos”, aseguró.

Luego de indicar que esta usurpación continua del poder es, además, una transgresión sistemática de la Constitución y demás leyes de la República, Chitty La Roche indicó que la Carta Magna no regula el fenómeno que vamos a vivir este 10 de enero, pero sí regula la usurpación que se generará a partir de esa fecha.

“La Constitución sí establece el trato que se le debe dar a este hecho. El artículo 138 textualmente indica lo siguiente: “Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos”.

El drama de los poderes públicos en Venezuela

A juicio del exparlamentario, es lamentable que la ciudadanía esté esperando que la Asamblea Nacional resuelva un problema que, constitucionalmente, no le corresponde. “La Constitución Nacional no faculta a la Asamblea Nacional a resolver este problema, no contiene ninguna norma específica en este sentido”, explicó el experto.

Chitty La Roche, sin embargo, señaló que a pesar de la situación jurídica se pudiera recurrir a interpretaciones que pudieran darle cualidades al Parlamento a efectos de hacerle frente a un hecho o a una dinámica en desarrollo que resulta “sórdida y legalmente compleja y contradictoria”.

“El drama, en este caso, es que de acuerdo al texto constitucional, la Asamblea Nacional no tiene facultad para resolver el problema y el resto de los poderes están infectados de ideologismo y culto a la personalidad”.

“Es decir, todos tributan en el mismo cauce, son tocados, inspirados e impregnados del interés del autócrata que está al frente del Ejecutivo”. Añadió que en esta oportunidad tampoco se puede esperar casi nada de los poderes públicos. Incluso señaló que la situación de gravedad institucional que vive Venezuela le recuerda al escritor francés Anatole France, quien pronunció la siguiente frase: “Hay de aquellos pueblos cuyos jueces merecen ser juzgados”.

Guerra popular prolongada

La experiencia le ha enseñado que rendirse no es la solución. Por ello sostuvo que lo único que puede cambiar la situación es un despertar ciudadano.

“Un despertar ciudadano, aunado al respaldo de la comunidad internacional y a la grave crisis económica que vive el país y que hará aún más difícil la gobernabilidad”, advirtió. Pero ya la ciudadanía ha tomado varias veces las calles y nada ha sucedido. Eso lo único que ha dejado es muerte y desolación, le comentamos.

La comida en Venezuela tiene un alto costo y pocos ciudadanos pueden comer bien.

“Hemos salido, pero no lo suficiente”, aseguró. Ante tan difícil situación de Venezuela, recordó las palabras que en una oportunidad le dijo un revolucionario sandinista, Tomás Borges.

“A veces hay que hacer una guerra popular prolongada. No pretendo decirle a la gente lo que tiene que hacer y mucho menos quiero incitar a la violencia”.

“Pero – prosiguió – cuando los venezolanos, la ciudadanía, el Estado civil y el cuerpo político lo decidan, terminaremos por recuperar la soberanía y el control de nuestro destino”.

Chitty la Roche lamentó el papel que han venido jugando no solo los hombres de armas, los miembros de la Fuerza Armada Nacional y los presidentes y jefes de Gobierno de algunos países hermanos. Dijo que todos tienen una gran deuda con Venezuela, deuda que habrá que saldar en cualquier momento.

“Ante esta inmensa deuda de los militares no descarto que en los próximos días se produzca un pronunciamiento en el sentido de pedirle a los hombres que usurpan el poder que lo entreguen y permitan al pueblo actuar soberanamente”, vaticinó.

Hasta la perversión tiene límites

Chitty La Roche no descarta que después del 10 de enero Maduro se vea en la obligación de aplicar dosis mucho más altas de represión y terrorismo de Estado para mantenerse en el poder.

“Después del 10 de enero habrá un gobierno de facto, es decir, un gobierno que por la vía de los hechos asegurará su manutención y la gobernabilidad. Seguirá siendo un régimen seudoconstitucional y con un mínimo de apariencia democrática”.

Agregó que esa gobernabilidad se verá profundamente vulnerada por la situación económica del país, por la conflictividad social que es inevitable, por la renuncia de altos funcionarios del gobierno y por la indetenible deserción de gran cantidad de militares. “Maduro cree que aumentando el sueldo cada tres meses lo resuelve todo y eso no lo puede sostener en el tiempo. Él tiene que entender que hasta la perversión tiene un límite”.

En opinión del constitucionalista, los personajes del alto Gobierno no se han preguntado por qué el socialismo en Europa llegó a su fin después de tantos años y terminó sin disparar una sola bala o accionar un avión o un tanque de guerra.

“Maduro debe estar fatigado de lo que vive diariamente. Debe sentir miedo ante todo lo que respira porque sabe que ha hecho mucho daño. A Maduro el piso civil y militar se le va a calentar porque este desastre de proyecto político es inviable. No hay manera de sostenerlo en el tiempo. El año 2019 será determinante para el cambio que todos esperamos”, aseguró.

Fuente: Caraota Digital