Saltar al contenido
1
Ene

Anuncian fecha para la coronación del nuevo rey de Tailandia

El día de hoy la Oficina de la Casa Real de Tailandia dio a conocer la fecha para la coronación del rey Vajiralongkorn, quien asciende al trono en el diciembre del pasado año 2016 luego de la muerte de su padre. La fecha para la coronación se llevará a cabo el 4 de mayo de este año y las celebraciones se alargarán hasta 6 de ese mismo mes.

La coronación tendrá lugar el día 4 en una ceremonia con miembros de la familia real, del Consejo Privado del Rey, el Gobierno y funcionarios de alto rango, indicó la Oficina de la Casa Real en un comunicado.

El 5 de mayo continuarán las celebraciones en palacio y el monarca desfilará en su coche en Bangkok, mientras que al día siguiente tendrá lugar un acto con súbditos tailandeses y una audiencia con embajadores y cónsules de diversos países.

Vajiralongkorn Bodindradebayavarangkun, también conocido como Rama X al ser el décimo monarca de la dinastía Chakri, asumió el cargo después de la muerte de su padre, Bhumibol Adulyadej o Rama IX, el 13 de octubre de 2016, quien falleció a los 88 años.

El por entonces el príncipe heredero pidió un periodo de luto para honrar la memoria de su padre antes de ser proclamado monarca.

En una ceremonia celebrada en el palacio capitalino Dusit, Vajiralongkorn fue proclamado rey de Tailandia el 1 de diciembre de 2016, con carácter retroactivo desde el fallecimiento de su padre, que fue proclamado monarca el 9 de junio de 1946 y coronado el 5 de mayo de 1950.

El actual soberano ha vivido gran parte de su vida en el extranjero desconectado de los quehaceres de la Corona.

Desde su ascensión al trono, Vajiralongkorn ha fortalecido sus poderes con la aprobación de varias reformas legales que, entre otros, han puesto bajo su única autoridad el vasto patrimonio de la Corona y varias agencias estatales responsables de su seguridad.

La información sobre la monarquía tailandesa es un asunto muy sensible en el país debido a la ley de lesa majestad, que castiga con penas entre 3 y 15 años de cárcel a quienes critiquen o emitan comentarios que se consideren insultantes para la familia real.

Fuente: El Comercio