Saltar al contenido
femicidio en Brasil
Imagen Referencial
22
May

Asesina a su expareja y después hace lo impensable en una iglesia

Actualizado: 22/05/2019 12:30

Un nuevo caso de femicidio en Brasil hizo conmocionar al país. Un hombre asesinó a su expareja y posteriormente se dirigió a una iglesia evangélica de la localidad de Paracatu, en donde ejecutó a otras tres personas.

Lea también: Espantoso asesinato de Andrea Tacumán: Su novio le desfiguró el rostro

Nuevo caso de femicidio en Brasil termina con una ejecución en una iglesia

El sujeto, identificado como Rudson Aragao Guimaraes, de 39 años, acudió a la vivienda de su ex pareja, en el barrio de Bela Vista, y le dio un puñalada en el cuello, lo que provocó la muerte de la mujer.

Posteriormente se desplazó hasta la Iglesia Batista Shalom, situado en el mismo barrio, donde disparó contra un grupo de fieles que participaban en una reunión en el templo evangélico.

El sospechoso asesinó a dos ancianos con sendos disparos en la cabeza y posteriormente hizo rehén a una mujer, a quien baleó en el momento en el que llegaron los policías.

Con el fin de evitar nuevos ataques, la policía disparó contra el agresor y le hirió en la clavícula, por lo que fue trasladado a un hospital de la región y según las primeras informaciones se encuentra en estado grave.

El portavoz de la Policía Militar, mayor Flavio Santiago, aseguró en declaración a medios locales que la actuación de una patrulla próxima al local evitó una tragedia mayor.

«Tenemos la información de que todavía había 20 personas en el lugar y él tenía seis municiones intactas. Si la Policía no hubiera llegado a tiempo, la situación sería mucho peor», afirmó el portavoz.

Este lunes un policía civil también ingresó armado a un edificio público de la Secretaría de Educación en Brasilia y asesinó a tiros a su ex pareja, una funcionaria pública de 43 años, y luego se suicidó.

Estos casos tienen lugar en medio de la polémica en el país por la flexibilización a la posesión, venta y porte de armas impulsada por el presidente Jair Bolsonaro.

Fuente: El Comercio