Saltar al contenido
17
Mar

Asesinato de capo de la mafia da un inesperado giro

Actualizado: 17/03/2019 0:26

Un hombre identificado como Anthony Comello, de 22 años, fue arrestado este sábado tras ser relacionado con el asesinato de un alto capo de la familia mafiosa Gambino.

De acuerdo a lo informado por la policía de la Ciudad de Nueva York, Comello fue detenido en Nueva Jersey por la muerte de Francesco “Franky Boy” Cali, ocurrida el miércoles frente a su casa en Staten Island.

Dermot Shea, jefe de detectives, añadió que la investigación se encuentra en sus primeras etapas.

“Hay múltiples ángulos que estamos explorando”, señaló Shea en una conferencia de prensa en la sede de la policía. “¡se le pagó a la persona por hacerlo? ¿Hubo otros que conspiraron para cometer este crimen?”

Cali, de 53 años y originario de Sicilia, fue acribillado el miércoles por la noche por un hombre que al parecer chocó el vehículo de Cali con una camioneta a fin de hacerlo salir. De acuerdo con Shea, Cali recibió 10 tiros.

Shea reveló que la policía ha encontrado la camioneta pero no ha recuperado el arma usada en el crimen.

Ante preguntas sobre los antecedentes delictivos de Comello, Shea explicó que el detenido “se ha topado con el Departamento de Policía de Nueva York en ciertas circunstancias limitadas”, incluyendo una multa vehicular en Staten Island el día que Cali fue asesinado.

Comello será extraditado de Nueva Jersey a Nueva York para que enfrente cargos, dijo Shea. De momento no hay información sobre un abogado para Comello.

En documentos presentados ante la corte en años recientes, fiscales federales se refirieron a Cali como el subjefe de la familia mafiosa Gambino, que llegó a ser una de las organizaciones criminales más poderosas y temidas del país. Según versiones noticiosas, desde 2015 había ascendido a la jefatura.

En el último cuarto de siglo la fiscalía federal diezmó las filas de las cinco familias mafiosas de Nueva York, encausándolos con ahínco. Los casos terminaron en largas sentencias de prisión para los capos y animaron a sus sucesores a mantener un perfil bajo.

Pero la nueva generación sigue perpetrando crímenes de la vieja escuela _prestamos usureros, apuestas ilegales, extorsión_ que pueden crear enemigos y desatar matanzas.

Fuente: El Nuevo Herald