"> Así fue la optimista segunda cumbre de Kim Jong Un y Donald Trump Saltar al contenido

Nuevos detalles sobre la cumbre de Kim Jong Un y Donald Trump (Videos)

La segunda cumbre de Kim Jong Un y Donald Trump se llevó a cabo el día de hoy en Hanói, Vietnam. Este reencuentro entre ambos líderes se realiza ocho meses después desde el primer encuentro histórico en Singapur el año pasado, en esta ocasión tanto Kim como Trump dicen estar muy optimistas al respecto.

En un lujoso hotel de la capital de Vietnam, Trump predijo que las negociaciones, centradas en el programa nuclear de Corea del Norte, serán «muy exitosas».

La cumbre de Kim Jong Un y Donald Trump fue tildada de «optimista»

«Creo que será muy exitosa», afirmó Trump en un breve comentario ante la prensa. Añadió que espera que la cumbre, centrada en la desnuclearización del régimen norcoreano, sea «equivalente o mejor que la primera».

El líder norcoreano afirmó por su parte que está «seguro» de alcanzar esta vez resultados positivos.

«Estoy seguro de que esta vez habrá grandes resultados que serán bien recibidos por todos», declaró el líder norcoreano. «Lo haré lo mejor que pueda para que ocurra».

El presidente estadounidense, que sueña con lograr algo en donde fracasaron sus predecesores, está bajo presión luego de que la primera cumbre con el líder norcoreano, en junio en Singapur, concluyera con una vaga declaración sobre «la desnuclearización de la península norcoreana», pero sin compromisos concretos.

Sus adversarios temen que Trump esté dispuesto a realizar demasiadas concesiones, incluso a costa de los aliados surcoreano y japonés, para reclamar una victoria y desviar la atención de lo que ocurre en Washington, donde su ex abogado personal Michael Cohen declara ante una comisión del Senado.

Ni Trump ni Kim dieron indicios precisos sobre los avances concretos que podrían ser anunciados el jueves, el segundo y último día de esta cumbre en la capital vietnamita.

‘Mi amigo Kim’ y desarme nuclear

Horas antes de esta nueva cumbre de Kim Jong Un y Donald Trump, el presidente estadounidense prometió nuevamente a su «amigo Kim Jong-un» un desarrollo económico espectacular si Corea del Norte acepta finalmente renunciar a su arsenal nuclear.

Trump puso como ejemplo a Vietnam, un país comunista que abrazó el capitalismo y dejó atrás la confrontación con Estados Unidos.

«Vietnam progresa como pocos lugares en el mundo. Corea del Norte haría lo mismo –y muy rápidamente– si decidiera deshacerse de su arsenal nuclear», escribió Trump en Twitter, evocando un futuro «ESTUPENDO» para el hermético régimen, objeto actualmente de numerosas sanciones internacionales.

¿Qué hay detrás de la cumbre de Kim Jong Un y Donald Trump?

Criticado por la ausencia de resultados tangibles, Trump sugirió a sus adversarios demócratas que dejen de decirle lo que debería hacer y que más bien se pregunten «por qué no lo hicieron durante los ocho años (de presidencia de Barack) Obama».

Los dos dirigentes, que pasaron en unos meses de los insultos personales y las amenazas apocalípticas a las declaraciones «de amor» de Donald Trump, deben concretar los compromisos asumidos en su primera cumbre, que muchos analistas consideran un teatro.

Desde entonces, Corea del Norte no ha hecho nada para reducir el arsenal del que dispone. Los propios responsables de los servicios de inteligencia de Trump estiman que el dirigente norcoreano está determinado a conservar el arma que considera la clave de la supervivencia de su régimen.

Con este reencuentro de Kim Jong Un y Donald Trump se espera la paz entre las dos Coreas.

Para callar a sus detractores, Trump podría intentar arrancar un anuncio al «Chairman Kim», como por ejemplo la promesa del desmantelamiento del reactor de Yongbyon, el principal complejo atómico norcoreano.

En Twitter dijo estar convencido que China y Rusia tendrán un papel «muy útil» en las negociaciones por venir, sin dar más precisiones.

Estados Unidos podría por su parte aceptar gestos simbólicos, como la apertura de una oficina de contacto o una declaración para poner fin oficialmente a la Guerra de Corea, que terminó en 1953 con un simple armisticio.

Trump insiste en que no tiene prisa en convencer al Norte de que renuncie a su arsenal nuclear, mientras el país siga sin realizar disparos de misiles.

«No quiero apurar a nadie», dijo antes de partir rumbo a Vietnam, en lo que parece un intento de rebajar las expectativas sobre el encuentro en Vietnam.

«La ventana para los avances diplomáticos con Corea del Norte no permanecerá abierta indefinidamente», advirtió Kelsey Davenport, de la Arms Control Association. «Más allá del decoro, la segunda cumbre debe centrarse en el fondo» de la cuestión.

La delegación norcoreana aprovechó su estadía en Vietnam para visitar una fábrica del primer constructor de automóviles local, símbolo del dinamismo de este país del sureste asiático. El Norte inició discretamente hace unos años reformas económicas, con una menor control estatal y podría seguir el modelo vietnamí.

Fuente: El Comercio