Saltar al contenido
9
Feb

¡Aterrador! Pedófilos son ejecutados en público (Fotos)

Actualizado: 09/02/2019 19:46

Los abusadores de niños pagan con la vida este delito en el Medio Oriente. Se conoció que la justicia de Yemen condenó a muerte a Wadah Refat y Mohamed Khaled, de 28 y 31 años, por secuestrar, violar y asesinar a Mohamed Saad, un niño de doce años, en mayo de 2018.

La ejecución se realizó en una plaza pública de a ciudad portuaria de Adén, donde cientos de personas se reunieron para ver a los dos hombres ser asesinados a tiros mientras que la multitud aullaba. Mohamed Saad estaba jugando al lado de una casa donde vivía uno de los asesinos, cuando la pareja de pedófilos lo atacaron, arrastraron a la casa, lo violaron y luego lo asesinaran.

«Después de la violación, no pudieron silenciar los gritos del niño, que pidió ayuda, así que uno de ellos tomó un cuchillo y le cortó la garganta», afirman los documentos judiciales.

Wadah Refat (28) y Mohamed Khaled (31) violaron y asesinaron a un niño.
Los violadores y asesinos fueron condenados a una ejecución pública.
Los violadores Wadah Refat (28) y Mohamed Khaled (31) fueron fusilados frente a la comunidad.

Violación grupal

También fue condenada a muerte una mujer de 33 años, pariente de uno de los violadores, por ayudar a descuartizar el cuerpo. Sin embargo, su ejecución pública fue aplazada por su embarazo y se realizará cuando expire el periodo de lactancia.

La ley islámica de la sharia, un código religioso que codifica específicamente la conducta y rige todos los aspectos de la vida de un musulmán y que fue aceptado como ley en varios países se aplica en Yemen y varios delitos son punibles con la muerte, incluidos el asesinato, la violación y el terrorismo.

El código penal de Yemen contempla como alternativas de ejecución la lapidación, el cadalso y la decapitación. No obstante, el fusilamiento es el método más habitual para aplicar la pena capital. Yemen tiene una de las tasas de ejecución per cápita más altas del mundo, y el método más común es disparar.

Fuente: El Comercio