Saltar al contenido
4
Mar

Canciller paraguayo lanza tremenda perlita que pone a temblar a Nicolás

Este lunes, el canciller paraguayo, Luis Alberto Luis Castiglioni, rechazó el diálogo con el gobernante venezolano, Nicolás Madurdo, porque considera que lo utilizaría como un “balón de oxígeno” para mantenerse en el poder, y llamó a que todos los países del mundo trabajen para “aislarlo completamente”.

Así, constató que el Grupo de Lima, al que pertenece Paraguay, no coincide con la iniciativa de diálogo de la Unión Europea (UE) y de países como México y Uruguay, aunque dijo que lo respeta.

“Creemos en la buena voluntad, pero no creemos en Maduro, sino que lo tomará como balón de oxigeno para sobrevivir”, aseguró al intervenir en la Tribuna EFE-Casa de América de Madrid, moderada por el presidente de la Agencia EFE, Fernando Garea.

Con esa buena fe y voluntad, “pueden ayudar, sin quererlo, a que sobreviva el régimen de Maduro”, añadió al mencionar al Grupo de Contacto, del que forman parte países europeos -incluida España- y algunos latinoamericanos.

“Esperemos que los que confían en el diálogo cuanto antes dejen de hacerlo”, insistió el ministro de Exteriores.

Hasta ahora, argumentó, todas las iniciativas de solución dialogada entre la oposición y el Gobierno venezolano han “fracasado rotundamente” y el responsable es Maduro por una “falta de voluntad absoluta” en todos los procesos de negociación.

Por eso, pidió un “compromiso global” en todo el mundo para “aislarlo” y propiciar una transición democrática “pacifica”.

Paraguay, subrayó, no apoya “ninguna intervención” en Venezuela de ninguna potencia. “Maduro está sostenido -añadió- por los fusiles y esperemos que haya oficiales jóvenes y valientes para que sirvan al pueblo venezolano, y no a Maduro”.

Los definió como “usurpador”, con una “soberbia que lo desborda y trastorna su visión de la realidad” como “responsable del éxodo de 3,5 millones de venezolanos”.

El Grupo de Lima, al que pertenece Paraguay, no reconoce las elecciones presidenciales de mayo de 2018 ni a Maduro para un nuevo mandato presidencial, sino solo a la Asamblea Nacional, que preside el líder opositor Juan Guaidó.

El canciller rechazó que se trate de una injerencia, sino que “solo la presión y aislamiento internacionales pueden asfixiar al régimen para que caiga por la acción directa de los venezolanos”, según precisó.

“No acompañamos ninguna intervención militar (…) Deben ser los venezolanos quienes decidan cambiar ese régimen”, dijo.

Reiteró “todo el apoyo” del Gobierno de Paraguay a Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela para que esta crisis acabe lo antes posible, e hizo responsable a Maduro de su seguridad y la de su familia.

“Esperemos que nada ocurra porque podría desembocar en acciones totalmente incontrolables”, dijo Castiglioni en alusión al pronto regreso a Venezuela anunciado por Guaidó -las autoridades venezolanas le había prohibido salir del país- y las manifestaciones que ha convocado.

Fuente: Alberto News