Saltar al contenido
Carles Puigdemont
15
Mar

¿Carles Puigdemont podría ser detenido por los Mossos d’Esquadra? ¡Entérese!

Este jueves, durante el juicio en el Tribunal Supremo del mayor Trapero reveló que Carles Puigdemont no sabía que los Mossos d’Esquadra tenían un operativo listo para detenerlo en caso de que recibieran la orden judicial.

Fuentes próximas a Carles Puigdemont indicaron que lo desconocía y que, en cualquier caso, nunca les habría dicho que si recibían la orden que no la llevaran a cabo. Además, insistieron en que ya en las reuniones de la Junta de Seguridad, el entonces president había dicho explícitamente que los Mossos tenían que seguir las órdenes que recibieran de la judicatura.

Según el entorno del Carles Puigdemont, nunca se pidió a los Mossos d’Esquadra que diesen apoyo al proceso independentista, porque siempre respetaron a este cuerpo de la policía catalana. Explican que desde la Generalitat nunca se pretendió que los mossos estuvieran de acuerdo con las decisiones políticas, sino que tenían que actuar de acuerdo con sus responsabilidades.

Lea más: El nuevo instrumento de Carles Puigdemont para conseguir Cataluña

Estas fuentes indican que Carles Puigdemont y su Govern siempre fueron muy cuidadosos en el respeto al rol de cada uno. Los políticos tenían uno, y la policía otro. Concluyen que de esta forma se pone de manifiesto la “fantasía” que se ha querido construir sobre una rebelión apoyada por la policía catalana.

Ampliada la demanda contra Llarena en Bélgica

Por otro lado, Carles Puigdemont y los cuatro exconsellers presentaron este lunes una demanda ante el juez belga que lleva el caso Llarena. Se trata de la citación que presentaron contra el juez Pablo Llarena en septiembre de 2018, acusándolo de parcialidad.

Ahora, intentan llevar el caso al Tribunal de Justicia de la UE, y en este sentido han propuesto al juez belga que introduzca una cuestión prejudicial al tribunal europeo.

El equipo jurídico del expresident considera que el juez belga no tiene otra alternativa que llevar el caso a Luxemburgo, aunque reconocen que es un proceso que va para largo, y que no esperan decisión hasta junio de 2020.

Este lunes se presentó la demanda, y ahora, la otra parte, es decir el Reino de España y Llarena tienen dos meses para presentar sus alegaciones. Según los abogados que representan a Puigdemont, cuando el estado español se presentó en defensa de Llarena cometió un error, “se disparó un tiro en el pie”, porque ahora les ha dado la opción a ampliar su demanda. Si en un primer momento, se refería exclusivamente a las declaraciones hechas por Llarena al margen de su actividad de juez, ahora pueden entrar a tratar también su actuación como magistrado.

Fuente: La Vanguardia