Saltar al contenido
4
Dic

Caso de familia venezolana que murió en México da un giro inesperado

El caso de la familia venezolana muerta en México da un giro inesperado. Los restos de las cinco maracayeras llegarán la próxima semana a su país natal, Venezuela.

Los cuerpos de las cinco venezolanas que fallecieron en un trágico accidente automovilístico, registrado el 22 de noviembre en Sonora, México, serán repatriados finalmente a Venezuela. La empresa de taxis, al cual pertenecía el vehículo en el que viajaban, y la aseguradora Quálitas México se comprometieron a sufragar los gastos para el traslado.

Cómo será la repatriación de la familia venezolana muerta en México

Frank Pacheco Sevilla confirmó que la repatriación de los cuerpos de su hermana, su cuñada y sus sobrinas se llevará a cabo el sábado 7 de diciembre, en el vuelo M7 6363 de la aerolínea MasAir, con salida a las 7:50 a. m. y llegará a Bogotá a la 1: 10 p. m. El joven, de profesión odontólogo, se encuentra en Nogales, México.

«La funeraria me prometió que sería el sábado hasta Bogotá y luego hasta Caracas. Mi familia se hará cargo del traslado hasta Maracay y de todos los servicios fúnebres, gracias a la solidaridad y generosidad de quienes colaboraron”, dijo evidentemente afectado.

La empresa de taxis y la aseguradora Quálitas México se comprometieron en asumir los costos de repatriación de las víctimas. El traslado ha sido para Pacheco Sevilla toda una tragedia dolorosa y engorrosa, ante la cantidad de obstáculos que ha tenido que sortear frente a las empresas involucradas en el accidente y con las autoridades venezolanas y mexicanas.

Otro vehículo involucrado

Blue Propane, empresa propietaria de la gandola involucrada, emitió el mismo 22 de noviembre un comunicado. En el mismo señalaba que esperaría el peritaje de las autoridades que determinaran las responsabilidades. Por otra parte, la línea de taxis Transporte Kino, con concesión en el Aeropuerto Internacional Ignacio Pesqueira García, en Hermosillo, dueña del vehículo siniestrado, evadió en principio, cualquier responsabilidad en el accidente.

muerte de familia venezolana en México

Pacheco Sevilla publicó en sus redes sociales una carta pública dirigida al presidente de México, Andrés López Obrador. En ella pedía intermediación y también daba cuenta de la negativa de la Embajada de Venezuela en México, de brindarle apoyo económico y operativo para trasladar los cuerpos hasta Venezuela.

«Con la embajada me comuniqué varias veces, hasta que alguien que me devolvió la llamada, además de preguntarme en qué condiciones había llegado mi familia a México y en cuáles me encontraba yo, de entrada me dijeron que no tenían recursos para ayudarme. Ni siquiera apoyo legal me ofrecieron”, recordó.

La carta y las noticias difundidas sobre el accidente, dieron resultado.

Recaudación de fondos para la repatriación

Transporte Kino y Quálitas México, en principio, solo ofrecían cancelar el traslado de cuatro de los cinco cuerpos. Por eso, y ante la angustia familiar se inició una campaña de recaudación de fondos para cubrir el traslado restante.

Pero el dinero recolectado no fue suficiente ni siquiera para ello. Fue a principios de diciembre cuando ambas empresas reconocieron los gastos para la repatriación de todos los cuerpos, que ya se encuentran en Ciudad de México bajo la responsabilidad de Funerales Lozano, con los correspondientes trámites de la embajada y los permisos de salubridad.

En busca de asilo

Mientras tanto, Frank Pacheco Sevilla, que llegó a Nogales en octubre pasado para reunirse con su familia y comenzar con los trámites de solicitud de asilo en Estados Unidos, no descarta emprender una demanda legal, toda vez que las circunstancias y responsabilidades del accidente son un misterio.

«En la Fiscalía –cuenta– siempre se negaron a revisar el peritaje realizado por tránsito, salvo que fuera con un abogado. Además, nunca me mostraron el expediente o las pruebas que exculpaban particularmente a Blue Propane. Siempre me dijeron que la culpa había sido del conductor del taxi que se había quedado dormido o porque explotó un caucho del vehículo y que Blue Propane no estaba obligada a cubrir los gastos de la repatriación», contó.

Jessy Alejandra Pacheco Sevilla, de 34 años de edad, Berkaiber Nazaret Brea Rivas, de 20 años, Bárbara Alejandra Abad Pacheco, de 15 años, Valentina Alejandra Pérez Pacheco, de 11 años y Abby Sophia Pacheco Brea, de un año, residenciadas en la urbanización El Lago, al sur de Maracay, estado Aragua, murieron cuando se trasladaban en un taxi desde el aeropuerto de Hermosillo hasta Nogales, al encuentro de Frank Pacheco Sevilla. A la 1:27 minutos de la madrugada, se produjo una colisión entre el taxi y la gandola.

“Mi hermana solo quería lo mejor para las niñas. Nuestra situación era muy difícil, así que primero se fue mi otro hermano a Estados Unidos, luego nosotros. Finalmente, nos llevaríamos a nuestros papás”, dijo llorando Pacheco Sevilla.

Fuente: Crónica Uno