Saltar al contenido
10
Oct

Confesión de Elliott Abrams sobre Venezuela deja a más de uno pasmado

Una confesión de Elliott Abrams sobre Venezuela podría desanimar a más de uno. El enviado especial de Estados Unidos en Venezuela dejó entrever la frustración del gobierno de Donald Trump por el fracaso de su campaña de «máxima presión» para sacar a Nicolás Maduro del poder.

Es este mismo desánimo el que ha estimulado a los ayudantes de política exterior a preparar nuevas acciones de Estados Unidos y presionar para que se impongan sanciones más duras contra Venezuela por parte de socios europeos y latinoamericanos, dijo un segundo funcionario de alto rango de la administración en condición de anonimato.

Abrams dijo que Washington ve a Cuba y Rusia brindando un salvavidas a Maduro, nueve meses después de que la administración Trump y docenas de otros países decidieron no reconocer más al líder socialista como el presidente legítimo de Venezuela.

«Siempre estamos buscando formas de exprimir a (Cuba) porque no vemos ninguna mejora en su conducta ni con respecto a Venezuela ni a los derechos humanos internamente», dijo Abrams en una entrevista en la oficina del Departamento de Estado.

Las nuevas sanciones bajo consideración para la Cuba comunista, que se espera «en las próximas semanas», probablemente apunten al sector turístico de la isla, así como al petróleo de corte reducido de Venezuela entregado a La Habana, basándose en la lista negra de los petroleros de Estados Unidos utilizados para transportar los suministros, el dijo un alto funcionario.

Nuevas sanciones a Cuba

Si bien las sanciones de Estados Unidos a Cuba se derivan de acusaciones de que proporciona capacitación, armas e inteligencia a las fuerzas de seguridad de Maduro, atacar a Rusia se basaría en gran medida en el apoyo financiero de Moscú a Caracas. El gigante petrolero Rosneft ha ayudado a Venezuela a comercializar su crudo desde que Washington impuso sanciones a la petrolera estatal Pdvsa en enero.

Cuando se le preguntó si Washington está preparando sanciones contra Rosneft, Abrams dijo que la administración estaba «observando más de cerca las formas en que Rusia mantiene el régimen», pero se negó a especificar entidades o individuos.

A principios de agosto, la administración Trump congeló los activos estadounidenses del gobierno venezolano y amenazó con «sanciones secundarias» a cualquier empresa que hiciera negocios con él, una escalada de presión sobre Maduro. Se consideró ampliamente que la medida abrió la puerta para imponer sanciones a Rosneft, que en los últimos meses ha tomado alrededor de la mitad de las exportaciones de crudo de Venezuela.

Abrams dijo que la administración ahora tenía la intención de comenzar a «nombrar nombres» bajo la orden de agosto de Trump y que se esperan nuevas sanciones individuales en los próximos tres meses.

Pero los funcionarios estadounidenses son conscientes de la necesidad de precaución al apuntar a una compañía tan grande y de gran alcance como Rosneft por sus vínculos con Venezuela.

Fuente: Panorama / Reuters