Saltar al contenido
signos más celosos
7
Abr

Los 5 signos más celosos de todo el zodiaco ¡Entérese!

Actualizado: 07/04/2019 9:40

No todo el mundo tiene celos explosivos pero si hay personas quienes son más desconfiadas que otras. Es por eso que debes conocer quiénes son los signos más celosos de todo el zodiaco.

Pues aunque para unos los celos son una forma totalmente necesaria de mostrar su amor, para otros, son una manera de sacara a relucir sus inseguridades. Lo que sí es seguro es que en esencia ese sentimiento negativo puede hacer crecer la duda y la fractura en una relación.

Los 5 signos más celosos del zodiaco

Los signos más celosos pueden serlo de nacimiento, algo que llevan marcado a fuego en el corazón. Te presentamos el ranking de los cinco signos más celosos del zodiaco, según la experta en el horóscopo Alicia Galván:

1-Escorpio

La corona del signo más celoso del zodiaco es para Escorpio. Es una persona que lleva los celos en su sangre. Es una manera muy romántica de mostrar que realmente le importa la otra persona. Es un sentimiento enfermizo, pero es una prueba real de que está enamorado.

2.- Cáncer

El signo de Cáncer es celoso antes de que se produzca una infidelidad. Estará siempre pendiente de todo lo que suceda a su alrededor para analizar cada pequeño detalle de su pareja. Será celoso en el momento en que reciba unas mínimas señales y desatará una verdadera “tormenta” de grandes magnitudes.

3.- Leo

Leo es celoso con todo el mundo. No es una persona que crea que le pueden dejar por eso marca su territorio siempre que puede. Cuando aparecen los celos es que hay una “inseguridad” e “intranquilidad” enorme por su parte.

4.- Aries

El fuego suele tener celos cuando ya ve algo que no termina de encajar, es celoso, pero solo cuando le dan un motivo realmente sólido para serlo. Es celoso, pero con unas condiciones especiales.

5.- Tauro

Concibe a las personas como unas posesiones materiales que se generan a medida que va creciendo y expandiendo su relación. Cuando percibe que está a punto de perder ese punto de apoyo que mantiene su universo puede caerse del todo.

Fuente: Nueva Mujer