Saltar al contenido
31
Ago

Conozca qué hay detrás de la renuncia de la asistente de Trump

La inesperada renuncia de la asistente de Donald Trump causó gran sorpresa entre los allegados al presidente. La joven no tenía miedo de hablarle o regañar a oficiales de alto rango y por un tiempo le fue leal al mandatario.

Madeleine Westerhout de 28 años era conocida por contestar a bruscamente a aquellos funcionarios que osaban con pedir más tiempo con el mandatario. Sin embargo, ahora en un acto de deslealtad decidió irse por decisión propia.

La abrupta renuncia de la asistente de Donald Trump

En una cena extraoficial y varias rondas de bebidas con periodistas hace dos semanas durante las vacaciones de Trump en Bedminster, Nueva Jersey, ella compartió detalles personales sobre el presidente y su familia.

Westerhout asistió a la cena con Hogan Gidley, un vocero de la Casa Blanca. Después de que él se fue, ella comenzó a contarle a los periodistas sobre los hábitos alimenticios de Trump; su hijo menor, Barron Trump; y sus pensamientos sobre el peso y la apariencia de su hija Tiffany, según un grupo de funcionarios de la administración actuales y anteriores a quienes se les contó lo sucedido.

Madeleine Westerhout siempre vigilaba de cerca al mandatario.

Los relatos de la cena comenzaron a circular en la Casa Blanca en un par de días. Pero la información tardó más de una semana en llegar al presidente. Le fue entregada por Mick Mulvaney, el jefe de gabinete interino de Trump, que dijo que Westerhout había hablado indiscretamente sobre detalles de su familia con periodistas.

Trump tuvo que ser persuadido durante todo el jueves de que Westerhout, que estaba de vacaciones en California, debía renunciar, cosa que hizo esa misma noche.

En entrevistas, más de una docena de funcionarios actuales y anteriores de la administración de Trump dijeron que el episodio fue emblemático de una Casa Blanca donde la rotación constante ha permitido que miembros del personal sin experiencia asuman puestos de poder, o, al menos, los persigan.

Fuente: La Nación